Comparte

Todo mal…

El pasado jueves un fuerte sonido atemorizó a los habitantes de la región de La Araucanía, varias versiones apuntaron a que se trataba de un meteorito, por lo que el matinal de Mega, «Mucho Gusto», quiso ahondar en este tema e invitó a su estudio a Néstor Espinosa, estudiante de doctorado en astrofísica de la Universidad Católica de Chile, pero nada salió bien.

A través de su cuenta Twitter el joven se quejó de que estuvo dos horas para salir en pantalla pero finalmente le dijeron que su participación se había cancelado por cambio de pauta. «Yo dije ‘¡pero cómo, me trajeron hasta acá y perdí dos horas de mi vida para nada!’», sinceró en conversación con LUN.

Donde destacó, «Yo entendería si hubiese pasado algo de último minuto, pero en este caso sólo estaban bailando. Por último, fueran bailarines profesionales, pero literalmente era un ‘leseo’ no más el que tenían en pantalla».

Pablo Alvarado, productor ejecutivo del espacio, salió a defender al matinal, «Efectivamente sí estaban bailando al inicio del programa porque estábamos hablando de un viral de Shakira, pero luego la pauta se cambió por el atentado de Barcelona. Acá no erradicamos los contenidos relevantes en pos del baile, si no que mezclamos contenidos de alegría con contenidos importantes», sentenció.

Pero esta no es la única polémica en que se ha visto el programa de Mega últimamente, pues Carolina Gamboa, tía de Amanda Cerna – ateleta paralímpica – envió una carta pública a LUN donde manifestó, «El pasado viernes mi sobrina Amanda Cerna Gamboa fue invitada la matinal ‘Mucho Gusto’, porque es número uno en el mundo en atletismo paralímpico, discliplina en la que logró medalla de oro y dos de plata hace unas semanas en el Mundial Juvenil de Suica. Esa mañana, el programa le dio prioridad a la señora Patricia Maldonado para que hablara de su conflicto con el Negro Piñera», y agregó, «Nuestros deportistas lo dan todo por lograr sus metas y sueños y podrían aprovechar este tipo de espacios televisivos para dar su testimonio como un ejemplo para muchos niños y adolescentes, pero los dejan esperando durante horas, para después mandarlos para la casa con la excusa de que ‘no nos alcanzó el tiempo'».

Últimas Noticias