19062019 - 15:17 Karla Constant destrozada: No puede aceptar la muerte de ex instructor Rene O"Ryan
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Entretención

Karla Constant destrozada: No puede aceptar la muerte de ex instructor Rene O"Ryan

Por Andrés Cortés |
Imagen del post
Crédito: Captura CHV

El pasado sábado se confirmó la muerte de Rene O’Ryan, mejor conocido como “El Instructor” de “Pelotón”. O’Ryan luchó contra el cáncer el 2016, pero su cuerpo finalmente cedió.

El exmarino logró ganarse el cariño del público gracias a su personalidad afable, así también como el reconocimiento de los rostros televisivos, donde con más de alguno logró entablar una amistad.

Sus más cercanos llegaron hasta la iglesia de la Inmaculada Concepción, ubicada en Vitacura.

Una de las asistentes fue Karla Constant, quien logró forjar una gran amistad con René en el programa “Pesos Pesados” de Mega.

La animadora llegó a la iglesia y no pudo ocultar lo afectada que se encontraba, pues en septiembre había pasado el cumpleaños junto a él.

Para mí ha sido muy difícil, lo que más me da rabia es que él estaba súper bien, en septiembre celebramos su cumpleaños, él hizo una tremenda fiesta con la familia, sus amigos, celebramos, lo pasamos increíble y ahora esto… es como, no sé dicen que uno tiene etapas cuando alguien se muere, yo creo que estoy en la rabia y en la negación, y no lo puedo aceptar porque él era mi amigo, él es porque está vivo en mi corazón, mi amigo mi hermano del alma y no sé como uno se despide”, reveló en medio de la entrevista en donde se quebró y no pudo contener las lágrimas.

Captura CHV

“Lo había saludado para Navidad, pero no me contestó, entonces dije ‘debe andar de viaje’, pero lo que me extrañó fue que aunque él estuviera de viaje siempre me contestaba o me mandaba un mensajito y esta vez no fue así. Insistí, insistí, llamé, llameé llamé, nada, le escribí a su mujer, nada y ahí yo dije bueno algo está pasando“, sentenció entre lágrimas.


Potenciado por