Mónica Godoy
Captura de Pantalla
Comparte

Este martes en un nuevo capítulo de Los 5 Mandamientos de Canal 13, Catalina Olcay y Mónica Godoy conversaron con Martín Cárcamo sobre los inicios como actrices y más de alguna anécdota de sus vida, y de su larga amistad que ya suma más de 25 años.

Uno de aquellas vivencias que tuvieron fue un particular asalto que sufrió Godoy en la casa de sus padres, donde se había mudado debido a que en su departamento sufrió también un robo.

Me acuerdo que estaba sola un día en la tarde, era invierno y estaba viendo tele sola en el segundo piso -en un dormitorio que era antes que el de mi hermana-. De repente empiezo a escuchar los ladridos de mi perro…seguí viendo televisión”, comenzó relatando la actriz.

Empiezo a escuchar y echan abajo una reja y comienzan a subir las escaleras. Lo primero que atiné es lo que tengo que hacer, como ya me habían entrado a robar antes. Aprieto el botón de pánico y no suena nada. Yo siempre pensé que suena, pero en ese momento no sonó. Eso no lo sabía", continuó.

En ese momento dijo que comenzó a oír a unas personas en el interior del hogar. "Empiezo a escuchar los pasos y cacho que llegan a la puerta y la mueven; no la pueden abrir”, detalló, agregando que se quedó en una postura estilo maniquí, para que los ladrones pensaran que era algo que estaba colgando en el dormitorio.

En aquellos minutos, sentía que estaban llevándose todo lo que estaba en la casa. Ante esta situación, llamó a diferentes personas para solicitar ayuda, pero nadie le entendía lo que decía por teléfono. Estaba desesperada, pensando lo peor. Hasta que se comunicó con su amiga Cata y le cuenta lo que está sucediendo, y sólo ella logró entenderle por teléfono que estaba siendo víctima de un asalto. Olcay no le cortó la llamada y estuvieron conectadas mientras pedía ayuda.

Posteriormente, llegaron los papás y Carabineros. Mientras Mónica lloraba por el susto vivido, ella decía que los asaltantes aún no se iban de la casa, “subieron cuatro y nunca los escuché bajar”, aseguraba en ese momento. Hasta que de tanto insistirle que ya habían escapado, ella lo aceptó.

Al rato de la angustiante situación, según contó Godoy, se dirigió a uno de los cuartos donde tenía toda su ropa tirada. En ese instante, divisó un estampado que “no cuadraba con ropa mía”, señaló.

Lo veo-porque uno sabe cómo es su ropa- y eso como que la acción es más rápido, pero estás cachando lo que puede ser. Agarro y empiezo a levantar y empiezo a sentir como tibio", agregó.

Agarro- nunca me voy a olvidar era rojo con gris- y me salió un tobillo con una zapatilla de debajo de la cama, ¡estaba ahí!…y salen debajo de la cama tres gallos, me puse a gritar como loca. Los gallos debieron haber tenido ubos 15 y 17 años”, narró.

Una vez descubiertos los antisociales intentaron arrancar del lugar. “Empezaron amenazar con unos cuchillos, le pegaron a mi papá y finalmente salieron arrancando por las escaleras”, finalizó la impresionante experiencia de asalto.

Ve el relato a continuación:

Últimas Noticias