FOTO: Agence France-Presse
Comparte

Roger Waters, miembro fundador del grupo de rock británico Pink Floyd, aseguró que abogar por los derechos de los palestinos no lo convierte en un antisemita.

"No soy antisemita", dijo en una sala abarrotada de gente en un centro cultural capitalino, donde arremetió contra "la política supremacista, racista" del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Todos sabemos que la vida en los territorios ocupados es insoportable", aseguró, antes de comparar lo que ocurre en Gaza y Cisjordania con el régimen del apartheid en Sudáfrica, que imponía una supuesta supremacía blanca sobre los negros.

Waters sostiene que si el régimen racista sudafricano cayó por la presión del mundo, lo mismo podría ocurrir en Israel. Y sugiere que la presión empiece con el fútbol, y que los equipos extranjeros dejen de jugar con los israelíes.

Últimas Noticias