Comparte

El gobierno italiano prolongó hasta el 3 de mayo el confinamiento y la brutal desaceleración de la actividad económica impuesta hace un mes para intentar frenar la pandemia del coronavirus.

"Prolongamos las medidas restrictivas hasta el 3 de mayo, una decisión difícil pero necesaria, cuya responsabilidad política asumo totalmente", declaró el primer ministro, Giuseppe Conte, en un discurso oficial.

Desde hace unos días, Giuseppe Conte está sometido a doble presión.

Médicos y científicos instan a que no retiren las medidas de confinamiento por miedo a que se reactive la pandemia que se desacelera. El país es el más enlutado del mundo con cerca de 19.000 muertos, según datos oficiales.

En tanto, los empresarios y la patronal advierten de los daños terribles para la tercera economía europea, que se encuentra prácticamente paralizada desde mediados de marzo.

Las medidas en vigor desde hace un mes "producen sus frutos, funcionan", les dijo a sus compatriotas Conte.

"Sé que estamos todos impacientes con reanudar" la actividad y "espero que lo podremos hacer después del 3 de mayo con prudencia y de forma gradual", sostuvo.

Conte dijo que algunas actividades más podrán reanudarse el 14 de abril, como las librerías, las explotaciones forestales y los comercios para bebés.

Pero "no podemos partir del principio que el virus desaparecerá de nuestro territorio (…) no podemos permitirnos recaer en los contagios", explicó.

"Si abandonamos ahora, corremos el riesgo de perder todos los efectos positivos y deberemos partir de cero", advirtió.

 

AFP. 

Últimas Noticias