Este jueves, Argentina dio luz verde al estudio que prueba la inmunogenicidad al combinar dosis de distintos fabricantes en un mismo esquema de vacunación.

El hecho llega luego de que se demorase la llegada de la Sputnik V, la única variante en el país que mezcla dos componentes distintos. Al respecto, el ministerio de Salud pidió a los investigadores de distintas provincias que evalúen la confluencia de las vacunas.

Para el estudio se usarán como base las inoculaciones disponibles en Argentina, y se observará la respuesta inmunológica de quienes tuvieron el virus y que tengan una primera dosis aplicada. Además se analizará la prolongación de la protección y la aplicación de refuerzos.

«Tenemos que evaluar inmunogenicidad, seguridad y observar si en los esquemas heterólogos hay mejores resultados con las variantes en lo que se refiere a la calidad de las respuestas», explicó el subsecretario de Estrategias Sanitarias, Manuel Castelli.

Actualmente en Argentina se ha inoculado con AstraZeneca, Sputnik-V, Sinopharm y Covishield. Un 36,7% de la población objetivo cuenta con una primera dosis, y solo el 8,9% completó su esquema de vacunación.

Respecto al estudio, Buenos Aires podría comenzar en un mes y medio a combinar las distintas vacunas, según el ministro de Salud Fernán Quirós.

Esto se debe a que ya 70 mil personas están en condiciones de recibir una segunda dosis de AstraZeneca, Sinopharm, o la rama de Sputnik-V de componente 2. Al respecto la autoridad aseguró que la decisión se basa en estudios realizados en Europa.

Ene se sentido agregó que «Han hecho muchos estudios de cruce de vacunas, sobre todo con Pfizer, que demuestran que es eficaz».