RTVE
Comparte

Este miércoles la justicia de Francia decretó la pena de cadena perpetua para Salah Abdeslam, el único sobreviviente de los comandos yihadistas que estuvieron a cargo de los atentados de Paris en 2015, ataques que dejaron 130 muertos en París y Saint-Denis.

El hecho ocurrido el 15 de noviembre del 2015 fue catalogado como el peor ataque a París desde la Segunda Guerra Mundial debido a cantidad de víctimas fatales que dejó la seguidilla de atentados realizados contra la población en distintos puntos de la capital francesa.

En ese sentido, tras 10 meses de proceso, los 20 acusados por el caso conocieron sus condenas, los que van desde los dos años de cárcel hasta la cadena perpetua sin libertad condicional.

Salah Abdeslam recibió una pena histórica en el país europeo, aplicada solo en cuatro ocasiones desde su instauración en 1994.

"No soy un asesino y si me condenan por asesinatos, cometerían una injusticia", fueron las palabras del francés de 32 años, mientras su defensa argumentaba que la pena es injustificada, ya que su representado "renunció a hacerse explotar la noche del ataque".

Pese a esto la Fiscalía Nacional Antiterrorista señaló que Abdeslam, detenido en Bélgica en marzo del 2016, si intentó activar su cinturón de explosivos.

"Tiene las manos manchadas con la sangre de todas las víctimas", aseguraron los representantes del ministerio público.

Últimas Noticias