Irán
Vía Twitter - Referencial.
Comparte

La ONG Amnistía Internacional ha culpado a las fuerzas de seguridad de perpetrar abusos de forma sistemática contra quienes han salido a manifestarse en estas últimas semanas, a raíz de la muerte de una mujer, Mahsa Amini, tras ser detenida por llevar mal puesto el velo, y ha reclamado una investigación internacional.

Los análisis llevados a cabo por la propia Amnistía, que ha examinado la ola de movilizaciones iniciada tras la muerte de Amini el 16 de septiembre, ha detectado un uso indiscriminado de la fuerza por parte de la Policía, que ha recurrido a fuego real y perdigones, así como a palizas contra manifestantes.

La organización también incluye dentro de este patrón de abusos casos de violencia sexual contra mujeres y el cierre deliberado de los servicios de Internet, que ha limitado la posibilidad de la población de comunicarse en un momento clave.

La secretaria general de Amnistía, Agnès Callamard, ha subrayado que "no e deben ignorar las voces de los ciudadanos valientes de Irán que piden a gritos desesperadamente apoyo internacional", en un contexto de "impunidad sistemática" y de represión sobre cualquier atisbo de disidencia.

Las últimas protestas, en las que las mujeres han tenido un gran peso, "han desencadenado una revuelta nacional sin precedentes", a juicio de Callamard, que pide algo más que "palabras vacías" para que la violencia termine ya y sus responsables rindan cuentas.

"Un mecanismo internacional debe investigar urgentemente la muertes de manifestantes", ha subrayado.

Últimas Noticias