Banda de la Frontier
Captura video | La Nación.
Comparte

La policía de Argentina detuvo a un grupo de chilenos que integraban una organización criminal denominada “banda de la Frontier”, dedicada a robar camionetas 4×4 estacionadas en la vía pública de Buenos Aires. En 35 días, los delincuentes cometieron 16 veces el ilícito en diferentes barrios de la capital trasandina.

Según informó “La Nación”, el grupo delictual actuó entre el 1 de junio y el 5 de julio pasado hasta que fueron detenidos tras un trabajo investigativo. En total, 10 chilenos y un argentino “fueron procesados con prisión preventiva por integrar una asociación lítica”, consignó el citado medio.

Asimismo, indicó que los vehículos robados tenían como destino Paraguay, luego de realizar un cambio de patente y número de chasis.

Los chilenos cruzaron la Cordillera de Los Andes “en calidad de turistas”, pero “ninguno tenía pasaje de regreso”.

El turismo como explicación para la llegada de este grupo a la Argentina no es en absoluto verosímil. Tampoco parece que su propósito fuera el de instalarse definitivamente, ya que ninguno acreditó alguna gestión administrativa en ese sentido ni el ejercicio de una actividad legal remunerada”, señaló el magistrado, según consigna “La Nación”.

Una de las características de este grupo delictual era que sólo robaban camionetas 4×4 principalmente marca Nissan, modelo Frontier, de ahí la denominación que le entregó a la banda la policía argentina.

“Llama rápidamente la atención que todos los hechos tuvieron como objetivo camionetas Nissan Frontier, vehículos que estaban estacionados en la vía pública”, dijo el juez Alberto Baños, agregado que en más de una ocasión eran las que estaban en lugares que “garantizaran la salida rápida de la ciudad de Buenos Aires hacia el conurbano“.

Respecto al modo de operación de la banda delictual, generalmente las mujeres eran quienes localizaban el vehículo de interés.

“Detenían la marcha, desconectaban la boina para evitar la activación de la alarma sonora, forzaban una cerradura o quebraban el vidrio de una puerta para ingresar y encendían el motor de la camioneta valiéndose de algún dispositivo tecnológico para luego darse a la fuga”, detalló el juez Baños, según consigna el medio trasandino.

Los sujetos “enfriaban” los automóviles, es decir, los dejaban un tiempo en un lugar determinado para ver si eran recuperadas por la policía o sus dueños. Luego, si no lograban dar con ellas, las enviaban a territorio paraguayo con documentación alterada.

Para dar con el paradero de los delincuentes, la Policía de la Ciudad analizó más de 2000 imágenes correspondientes a cámaras de seguridad.

Últimas Noticias