Comparte

El lunes 8 de octubre se realizaron jornadas de controles masivos a inmigrantes en Santiago, donde las autoridades encontraron decenas de ellos que permanecen de forma irregular en el país y no se registraron en el proceso de regularización implementado por el Gobierno de Sebastián Piñera entre abril y julio de este año.

Un trabajo realizado por La Tercera, develó que de 153 ciudadanos controlados en el operativo, 46 de ellos, entre peruanos, venezolanos, haitianos, ecuatorianos y colombianos, no participaron en el proceso.

Autoridades informaron que los mismos fueron sometidos a un proceso sancionatorio que podría terminar con multas o con su expulsión del país.

“Este tipo de fiscalizaciones, porque así nos mandata la Ley, las hacemos siempre, pero ahora las hemos intensificado con tal de identificar a quienes no participaron del proceso de regularización”, dijo Víctor Nakada a La Tercera.

El funcionario también se refirió al tipo de inmigrante que es detectado en estos operativos y detalló que detalló que son tres: aquellos que abiertamente decidieron no regularizarse para perpetrar robos; otros que mantienen antecedentes penales en sus países de origen y los que no se enteraron del proceso extraordinario o no confiaron en el.

A raíz de la política migratoria impulsada por el Primer Mandatario este año, concebida bajo la idea de «ordenar la casa», se han endurecido los controles para acoger a aquellas personas que llegan buscando un futuro distinto en Chile.

A raíz de eso, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, aseguró que el país está dispuesto a recibir a ciudadanos foráneos que aporten y velen, pero se mantendrán afuera a los “no sean idóneos”, o no posean “las condiciones para poder compartir o vivir», en territorio nacional.

Chadwick anunció el pasado 3 de octubre que le solicitaría a la Policía de Investigaciones (PDI) que reforzara sus controles para encontrar a quienes optaron por marginarse del proceso de regularización.

Últimas Noticias