Durante este lunes se dio a conocer la decisión del Ministerio de Relaciones Públicas de separar de sus cargos a los cónsules chilenos en Córdoba y Dublin, Frank Sinclair y Gustavo Cantuarias, respectivamente.

El Fiscal Regional Metropolitano Oriente, Miguel Guerra, confirmó que los hechos que se investigan se sitúan desde el 2014 y que la formalización a los diplomáticos corresponderá al delito por tráfico de inmigrantes.

«Obviamente hay que ver si se constituyen otros delitos distintos al tráfico ilícito de inmigrantes como eventuales falsedades documentales, y también hay que ver ahí el juego de circunstancias de atenuantes y agravantes para determinar una pena», declaró Guerra.