Hasta la ribera del río Mapocho y frente al Puente Patronato, llegó el gobernador de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, acompañado por la subsecretaria de Servicios Sociales, Francisca Perales; la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler; el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán; la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei; y la consejera regional, Noemí Martínez. 

La autoridad metropolitana presentó el “Programa de Protección Social para Personas en Situación de Calle”, una iniciativa para implementar en el eje del río Mapocho -entre las Torres de Tajamar y el Centro Cultural Estación Mapocho- y en sectores aledaños a la ribera como calles, plazas y parques.

Se trata de una intervención piloto integral con enfoque de DDHH y orientado a la vivienda, la salud mental y la inclusión social, abarcando cerca de 26 km2 y beneficiando a casi 100 personas en situación de calle. 

“Nadie vive en la calle o en un río simplemente por placer. Detrás siempre hay una causa profunda, social, de salud mental, de consumo activo de alcohol y drogas, de falta de empleo. Estamos impulsando un plan piloto inédito en la Región Metropolitana para intervenir integralmente los alrededores del río Mapocho con un programa que durará un año, en alianza con los municipios de Providencia, Santiago, Recoleta e Independencia, y con el apoyo del Ministerio de Desarrollo Social y Familia”, explicó Orrego. 

“No se trata de sacar rucos y carpas solamente. Queremos hacernos cargos de las causas profundas que llevan a las personas a vivir en la calle y por eso habrá una intervención integral, con capacitación y habilitación al trabajo, con acompañamiento en materia de salud mental y adicciones, y con reubicaciones definitivas. En conclusión, vamos a resolver el problema y no simplemente mover a estas personas de una comuna a otra”, añadió.

Por su parte, la alcaldesa de Providencia, Evelyn Matthei, agradeció la convocatoria a participar del plan. “Las municipalidades tienen muy pocas herramientas para esto, pues no es llegar y sacar a las personas. El trabajo con ellos es muy largo, no exento de complicaciones”, dijo.

“Por eso valoramos este programa piloto del Gobierno Regional porque nos ayudará a desarrollar buenas formas para enfrentar el tema, saber qué resulta y qué no resulta, contar con tecnologías, y articular con otras instituciones. Es una esperanza para tener una calidad de vida más digna, tanto para los que viven en situación de calle, como para los vecinos que habitan cerca y no se atreven a usar los espacios públicos”, sostuvo la edil.

Finalmente, la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, destacó la idea de recuperar los espacios públicos para mejorar el entorno y la convivencia. “Nuestro país y nuestra ciudad tienen un problema importante con las personas en situación de calle. Esto requiere una actuación conjunta de todos los organismos del Estado y una articulación con las distintas comunas de la región”.

“Por eso destaco esta iniciativa para la ribera del río Mapocho, la que debe ser parte de una serie de políticas para abordar intersectorialmente el problema. Es necesario entender por qué estas personas están en esta situación para así impulsar su reinserción a la sociedad y permitirles mejorar su situación física y mental”, cerró.