La ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, se refirió a las declaraciones emitidas por el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, quien llamó a “preparar fuerzas, a organizar la resistencia armada”, ante la propuesta del Ejecutivo de establecer un “Estado de Excepción Intermedio” en la Macrozona Sur.

Al respecto, la autoridad señaló que “nosotros queremos ser muy enfáticos en señalar cuál es el objetivo de las medidas que estamos adoptando en relación a La Araucanía, el territorio Wallmapu y cómo queremos enfrentar los temas relacionados a la seguridad y la libre circulación en nuestras las rutas”.

“Eso es importante para no confundirse, porque jamás el Gobierno a través de sus acciones está buscando ningún tipo de enfrentamiento. Muy por el contrario, hemos sido muy enfáticos en señalar que nuestro camino es el diálogo, y en eso hemos estado trabajando para atender a los problemas de fondo”, complementó Vallejo.

Asimismo, comentó que “ayer hicimos sesión del Consejo de la Conadi, donde estamos trabajando en una política de restitución de tierras para que se ejecuten los recursos para la compra de tierras para los pueblos originarios y estamos trabajando con otros ministerios para el que Estado pueda llegar a las comunidades”.

La secretaria de Estado aseguró que actualmente hay carencias en agua potable rural, así como también en escuelas, viviendas y mejoramiento de caminos, “porque tenemos una deuda como Estado respecto a esas comunidades. Pero no lo podemos hacer si las rutas se ven interrumpidas, coartadas por temas asociados a hechos delictivos, como por también por paros de camioneros”, dijo.

“Por eso esta medida que estamos explorando de una ley de protección y resguardo de rutas, que está en proceso de diálogo con los parlamentarios. Ese es el origen y la necesidad de avanzar en una política de protección de rutas, poder garantizar la libre circulación y hacer que aquellas demandas puedan ser atendidas por el Estado”, planteó la ministra.

Finalmente, Vallejo sostuvo que “no es en ningún caso una medida de enfrentamiento y quien quiera tomarlo así está muy equivocado”.

Para la titular de la Secretaría General de Gobierno, la postura de la CAM es “absolutamente condenable, no es parte de nuestra política y nosotros vamos a insistir en generar los espacios de dialogo, pero también cuando tenemos que hacer uso de lo que nos entrega el Estado de Derecho y la ley”.