Luego de los atentados que terminaron con una madre e hija heridas en Tirúa y un hotel incendiado en Quidico, desde la Multigremial Nacional condenaron los ataques y pidieron a las autoridades restablecer el Estado de Excepción en la Macrozona Sur.

“Con preocupación vemos que desde la eliminación del Estado de Excepción se han incrementado la quema de camiones, atacan a trabajadores y disparan a comisarías, pero el Gobierno sigue sin la capacidad de reaccionar frente a esta ola de terrorismo desatado que se instaló en la Macrozona Sur”, afirmaron en la asociación gremial.

“Por lo mismo, estimamos que la única salida es implementar esta medida y dejar de inventar parches intermedios que no solucionan el real problema de terrorismo e inseguridad que viven miles de familias y emprendedores en la zona del conflicto”, indicaron.

“Esto cobra mayor relevancia sabiendo que el líder de la CAM, Héctor Llaitul, amenazó públicamente al Gobierno y a todos los chilenos a través de una resistencia armada que traerá más muertes y violencia en la zona. Entonces, si después de estas declaraciones las autoridades insisten en dialogar con grupos radicales, evidentemente no está cumpliendo su mandato constitucional de brindar seguridad y protección a la ciudadanía”, finalizaron en el gremio.