19062019 - 19:17 Partamos por casa
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Opinión

Partamos por casa

Imagen del post

Diversas reacciones generó a nivel político la propuesta de que los parlamentarios y altas autoridades de gobierno deban someterse a un test de drogas para dar un ejemplo de probidad y transparencia y de esta forma, sumarse a combatir con la ciudadanía esta problemática que tiene hoy en día a Chile, como el país con mayor índice de consumo adolescente en Latinoamérica, según el informe entregado por la OEA recientemente.

Partamos por decir que la legislación que existe en Chile, con respecto al consumo de drogas es paradójica, ya que según la ley 20.000, no es ilegal consumir drogas, sin embargo, está penado, su tenencia, comercialización y transporte.

En el ámbito laboral, el Código del Trabajo no contiene la palabra alcohol y drogas, en circunstancias de que una persona que labore con presencia de estas sustancias genera conductas de riesgo que pueden ocasionar accidentes graves. Solo existen reglamentos aislados como el de la industria aeronáutica y minera que regulan en parte el consumo de drogas de sus trabajadores.

Respecto de la administración pública la ley Nº 18.575 establece que desde el nivel de subsecretarios hasta el grado de Jefes de División o su equivalente pueden ser sometidos a un control aleatorio de drogas. Los ministros solo deben presentar una declaración jurada que acredite que no se encuentra afecto a la causal de inhabilidad consistente en ser consumidor dependiente de sustancias o drogas estupefacientes o sicotrópicas ilegales. En el caso de los parlamentarios no existe ninguna ley, norma o reglamento que los obligue a someterse a un examen de drogas.

No es descabellado preguntarse por qué la ley Nº 18.575 dejó fuera del control aleatorio de drogas a los ministros de Estado y no incluyo a los legisladores.

¿Podemos confiar en el juicio de una autoridad para promover leyes que regulen este tipo de temas, si ellos mismos la consumen? O bien, ¿cómo se le puede exigir a algunos trabajadores públicos y privados a someterse a un test de drogas sin algunos se ven eximidos de esto?

Ya no podemos seguir escondiendo la cabeza como un avestruz. En otros países como Estados Unidos, todos los empleados federales por ley se tienen que someter a este tipo de test, mientras que en Chile recién comienza esta discusión.

Patricio Labatut
Gerente General Global Partners


Potenciado por