Este viernes el excanciller Andrés Allamand respondió a la acusación constitucional que diputados de centro izquierda presentaron en su contra el mes de febrero.

A través de un documento de 22 páginas el hoy secretario general iberoamericano señaló que la iniciativa “es una movida forzada por parte de la antigua oposición”, y que los diputados que firmaron la acusación “están confundidos”.

“La confusión en que incurren los acusadores es grave: lo que realmente reprochan a mi representado es un supuesto abandono de los deberes del cargo de ministro de Relaciones Exteriores fundado en el hecho de ‘no retornar al país’ durante la primera semana de febrero de 2022 o en su posterior renuncia al cargo de ministro“, señaló el abogado defensor Samuel Donoso en el escrito compartido a El Mercurio.

“Sin embargo dicha causal no se encuentra establecida en la CPR respecto de los ministros de Estado, viéndose los acusadores en la necesidad de recurrir artificiosamente a un argumento diverso para justificar su pretensión, invocando una causal que en ningún caso se cumple respecto de mi representado”, añade.

El comunicado además argumenta que se está frente a un libelo jurídicamente forzado e “incapaz de desarrollar con precisión —más allá de extensas citas genéricas de doctrina— cómo y de qué forma don Andrés Allamand habría comprometido el honor y seguridad de la nación, pese a lo cual se pretende la aplicación de una sanción gravísima a un ciudadano con más de 30 años de su vida dedicados al servicio público”.

La acusación surgió en medio de la crisis migratoria que se desató en el norte de Chile, siendo respaldada por la diputada Pamela Jiles y otros diez parlamentarios, considerando que se “comprometió gravemente el honor de la nación”.