Jaime Bassa
Agencia Uno.
Comparte

El exvicepresidente de la Convención Constitucional, Jaime Bassa, compartió este martes una reflexión a casi 10 días del holgado triunfo del Rechazo en el Plebiscito de Salida del 4 de septiembre.

En una extensa columna de opinión en El Mostrador, el abogado señaló que ha sido una semana difícil y de reflexión, ya que la derrota del Apruebo "fue un golpe duro para quienes creemos en la necesidad de construir un país desde la justicia social y la inclusión".

"Esta es una derrota que debe ser analizada políticamente, para comprender qué significado podría tener el resultado del plebiscito de septiembre y su proyección, pues hay un compromiso transversal por contar con una nueva Constitución", expresó Bassa en el citado medio.

"Las fuerzas políticas y sociales del Apruebo no supimos hablarle a ese pueblo ni conectar correctamente con su diversidad, mientras que el Rechazo sí", sostuvo, agregando que la opción que ganó "encontró la forma de conectar con distintos sentires populares".

Los "distintos Rechazo"

El exconvencional planteó que "hay distintos Rechazo", que llevó a los electores a no votar a favor por la propuesta de nueva Constitución.

"Está el Rechazo de quienes no quieren nueva Constitución y que han defendido el proyecto constitucional todavía vigente", hay otro que se manifestó en contra de "los mecanismos solidarios de financiamiento y prestación de derechos sociales".

Otro Rechazo que describe Bassa está "en contra del contenido indígena de la propuesta constitucional, que leyeron en ella un desmembramiento de la sociedad y no el reconocimiento de su diversidad".

También "hay razones gremiales o corporativas que concurrieron en el Rechazo, especialmente desde intereses particulares vinculados, por ejemplo, a los derechos de agua, a las AFP, a ciertas carreras funcionarias o al diseño jurídico de instituciones cuya configuración cambiaba significativamente con la nueva Constitución".

"Hay un Rechazo que se expresó en defensa de lo que muchos vieron como un ataque o un debilitamiento de la propiedad privada, así como de los modos de acumulación actualmente vigentes en el país", apuntó.

"Todos esos Rechazo se sumaron y actuaron en pos de un mismo resultado, aun cuando las distintas razones no sean compartidas por todos ellos o si, incluso, son contradictorias entre sí", reflexionó.

Sin embargo, afirmó que la propuesta constitucional "contiene un horizonte de justicia social innegable", pues "da cuenta de un proyecto político que deja en evidencia que sí es posible pensar un país distinto".

Junto a esto, cree que el texto propuesto por la Convención "no fue maximalista ni radical, pero sí trazó un proyecto político ambicioso, que va más allá de esas condiciones de posibilidad".

"La Convención Constitucional fracasó"

Jaime Bassa fue crítico y sostuvo que "la Convención Constitucional fracasó en su intento por cambiar dichas relaciones de poder". Además, realizó un mea culpa como primer vicepresidente de la Convención, porque "tengo una responsabilidad política, por lo que ocurrió en el plebiscito del 4 de septiembre, que no deseo desatender ni eludir".

"Creo que fallamos en sostener las articulaciones entre colectivos desde el principio, en parte por falta de experiencia política, en parte por falta de astucia, pragmatismo o, incluso, por exceso de racionalidad. Pero también fallamos porque no todos los colectivos tenían ánimo de que las conversaciones constituyentes prosperaran", indicó.

En esa línea, dijo que "fuimos ingenuos al creer que podríamos empujar tantos cambios de manera simultánea, sin un diseño que permitiera compensar, de alguna manera, los múltiples intereses particulares que podrían verse afectados, aun cuando fuera en beneficio del interés general".

No obstante, desde una mirada histórica aseveró que el texto rechazado el pasado 4 de septiembre "representa un hito importante, pues es la primera vez que varias de las demandas sociales, que le han dado forma al debate público de los últimos años, son puestas por escrito de forma articulada y con pretensiones reales de implementación".

"Las derrotas nunca son definitivas y creo que tenemos la responsabilidad de defender, con fuerza y convicción, las ideas que fueron plasmadas en la propuesta de nueva Constitución", señaló.

Finalmente, manifestó que "hoy tenemos un texto que muestra una hoja de ruta por la que podemos transitar y trabajar en conjunto. Es un horizonte con el que tenemos derecho a soñar. Nada de esto ha sido en vano".

Últimas Noticias