De acuerdo a un reportaje publicado hoy por La Tercera, en el año 2000 los registros del Ministerio de Salud indicaron que nacieron 248 mil niños y, de ellos, 40.262, es decir el 16%, fueron hijos de madres menores de 19 años, incluso se destaca que 1.005 de ellas ni siquiera habían cumplido los 15 años.

 

Pero el panorama mejora de acuerdo a las cifras de 2017, ya que se inscribieron 218.771 niños, de ellos, 16.773 son hijos de mujeres de entre 15 y 19 años, mientras que otros 469 son de madres menores de ese rango.

De esta forma 17.242 nacimientos correspondía a embarazos adolescentes, menos de la mitad de los que se registraron en 2012, año en que las cifras alcanzaban los 35.184 casos según el medio.

La directora de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología Infantil y de la Adolescencia, Andrea Huneeus Vergara, entrevistada por La Tercera, sostuvo que esta es una buena noticia, aunque asegura que “existe una tasa de aborto oculta en la estadística y no sabemos cuál es su influencia”. Además, destacó la caída de la tasa en las menores: “Los embarazos bajo los 14 años son producto de abusos y espero que la cifra actual esté relacionada con una disminución de las violaciones y que en ello tenga que ver lo que se ha trabajado en visibilizar este problema, que es muy complejo. Una madre menor de 15 años normalmente es por abuso, pues a esa edad las niñas no eligen embarazarse”.

Para la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, las actuales cifras, aunque evidencian que queda trabajo pendiente, son un logro para la salud pública. “Especialmente en la década más reciente, Chile ha replicado las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para la disminución de la fecundidad adolescente; esto es, un trabajo directo con estos grupos, tener servicios especiales para ellos, educarlos en salud sexual y afectiva y ofrecerles métodos anticonceptivos, incluida la anticoncepción de emergencia”.

Revise el reportaje en extenso