Jorge Loyola/Photosport
Comparte

Nicolás Jarry (76° del mundo) parece haber vuelto a la mala racha que vivió en el primer trimestre de 2019. Es que el chileno tuvo debut y despedida en la qualy del ATP 500 de Tokio, en Japón, en el comienzo de su mini gira asiática, al caer frente al español Marcel Granollers (101°).

El "Príncipe", segundo favorito de las clasificaciones, buscaba sacudirse de las últimas tempranas derrotas que sufrió en Norteamérica, en el ATP 250 de Winston-Salem y el US Open, pero se inclinó ante el catalán por 6-1, 1-6 y 6-2 y se quedó sin opción de ingresar al cuadro principal del certamen nipón, ni siquiera como lucky loser.

El inicio de partido fue desastroso para el pupilo de Martín Rodríguez, pues entregó dos veces su servicio, la primera de ellas con una doble falta, para quedar rápidamente 4-0 abajo. Luego cedió su envío otra vez en el séptimo juego.

En el segundo episodio el criollo se recuperó y fue él quien se llevó el parcial por idéntico marcador, esbozando una posible remontada en el capítulo decisivo. Sin embargo, eso estuvo lejos de suceder, pues el nieto de Jaime Fillol sufrió dos rupturas para sentenciar su caída en una hora 42 minutos. Con esto, el nacional quedó 1-2 en los enfrentamientos ante Granollers, quien le había ganado en la etapa previa de Barcelona y luego el chileno se tomó revancha en el cuadro principal como lucky loser.

Jarry ahora tendrá que enfocarse el próximo fin de semana en la qualy del Masters 1.000 de Shanghai, donde alcanzó a ingresar esta semana y su compatriota Cristian Garin está asegurado en el main draw.

En China, "Nico" defiende 90 puntos por los octavos de final que consiguió el año pasado, fase en la que se inclinó ante el británico Kyle Edmund antes de vencer al alemán Mischa Zverev y derribar al croata Marin Cilic, sexto del orbe en ese momento, en el que fue su segundo triunfo ante un top ten.

Últimas Noticias