AGENCIAUNO
Comparte

Universidad de Chile rescató un valioso empate sin goles frente a Internacional de Porto Alegre en el Estadio Nacional por su debut en la ida al segunda fase previa de la Copa Libertadores 2020. Sin embargo, el partido se vio empañado por los graves hechos de violencia ocurridos en la galería sur del recinto.

Los barristas del cuadro azul provocaron destrozos, quemaron objetos y se enfrentaron con Carabineros, razón por la cual la institución recibiría un duro castigo por parte de la Conmebol. A la espera de la publicación del informe final, los veedores y comisarios presentes tomaron nota y vieron todo lo sucedido.

El presidente de Azul Azul, José Luis Navarrete, aseguró que la sanción parece ser inminente. "Nosotros nos allanaremos a las sanciones que nos tengan que imponer, tanto de la Intendencia Metropolitana como de Conmebol. Es lamentable, pero de alguna manera tenemos que erradicar la violencia en los estadios", expresó.

"Fui a hablar con el comisario para pedirle disculpas, al igual que con los jugadores de Internacional que estaban afectados. Todos vimos que era un grupo muy minoritario de mal llamados hinchas, que han generado pánico en el sector de la galería sur. Como club estamos muy apenados, porque la mayoría de los hinchas venimos a apoyar a nuestro equipo", sostuvo.

En las próximas horas o días el máximo organismo del fútbol sudamericano podría informar la resolución, donde la U se expone a una fuerte multa monetaria, jugar sus próximos partidos coperos en Ñuñoa a puertas cerradas o peor aún, perder la localía.

Últimas Noticias