Polémica causó la decisión de la liga colombiana contra el Deportivo Independiente de Medellín al quitarle los puntos por no presentarse en el duelo que debían disputar ante Jaguares en la ciudad de Montería.

La razón por la que el cuadro de Medellín no quiso viajar hasta la ciudad es que en la actualidad, la zona norte esta viviendo un “paro armado” desde el pasado jueves (hasta este martes) por la extradición a Estados Unidos de su jefe Dairo Antonio Úsuga.

Debido a lo anterior, este grupo ha protagonizado diversos ataques que, por el momento, han tenido como consecuencia la muerte de seis personas, además del ataque a más de 180 vehículos.

Es por eso que el DIM se negó a jugar en Montería, una zona que esta siendo golpeada por esta violenta situación, por lo que al campo de juego solo ingresaron los árbitros del partido y Jaguares, el club rival, quienes esperaron 15 minutos, para luego dar por terminado el duelo y la victoria al cuadro local.

Cabe consignar que el club de Medellín había solicitado la suspensión del partido o el cambio de sede, sin embargo, ambas peticiones fueron rechazadas por la liga.

Tras la decisión de dar por derrotados al Rojo de la Montaña, estos emitieron un comunicado narrando los detalles. Además, diversos jugadores de otras instituciones expresaron su solidaridad con el club de Medellín.

“La pregunta es cómo nos ven a nosotros los futbolistas de este país, como máquinas o personas. En tan poco tiempo están dejando al fútbol colombiano tan mal parado. Y como jugadores nos falta mucha unión o colegaje. Recordamos que tenemos familia”, escribió Jhonny Vázquez de Deportivo Pereira.

“Eso somos, así nos tratan, como esclavos. Impresentable. Por eso jóvenes, no teman tomar decisiones, porque el juego va a querer manipularnos, mientras otros ganan dinero a costas de lo que generamos, haciéndonos creer que debemos hacerlo por ‘amor al arte'”, agregó Fernando Uribe de Junior de Barranquilla.