Comparte

Las aguas en Chelsea comienzan a calmarse. Luego de uno meses complejos debido a las restricciones impuestas por el Gobierno británico a Roman Abramovich, los blues ven con optimismo su futuro con Todd Boehly, nuevo propietario del club.

El multimillonario estadounidense desembolsará alrededor de 5.000 millones de euros para hacerse con el elenco londinense, y según apunta la prensa inglesa, está dispuesto a realizar una “gran inversión” en el próximo mercado de pases para reforzar el plantel que encabeza Thomas Tuchel.

Según Evening Standard, Boehly espera reforzar la plantilla con el objetivo de que el equipo no se quede atrás luego de las sanciones que tuvieron frenado al club a nivel dirigencial.

Ya es un hecho que dos referentes como Antoni Rüdiger y Andreas Christensen dejarán el Chelsea en las próximas semanas. Por ello, esperan suplir sus partidas. La nueva directiva ya piensa en los fichajes de cara a la próxima temporada, donde las renovaciones de Mason Mount y Reece James asoman como prioridades. Lo mismo la situación de Romelu Lukaku.