Este viernes se reanudó la Liga MX tras los graves incidentes vividos en Querétaro, donde barristas locales agredieron a fanáticos del Atlas.

Y fue precisamente el Querétaro el encargado de dar el vamos a la jornada 10 del campeonato. Los gallos visitaron al Necaxa en un encuentro marcado por gestos contra los hechos de violencia registrados la semana pasada en el Estadio Corregidora.

Antes de arrancar el partido, jugadores de ambos equipos posaron juntos con un cartel con el mensaje: “Unidos somos más fuertes. Grita por la paz”. Además, en el minuto 62 el encuentro se paró y los jugadores de ambos equipos se reunieron para darse un abrazo en señal de unión.

El gesto se repetirá en todos los encuentros de la Liga MX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *