En abril de 2022, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) anotó un incremento mensual de 1,4%, una variación acumulada de 4,8% en lo que va del año y un alza a doce meses de 10,5%. Desde 1994 que no se producía una inflación con una cifra de dos dígitos.

Diez de las doce divisiones que conforman la canasta del IPC aportaron incidencias positivas en la variación mensual del índice, una incidió de forma negativa y una presentó nula incidencia. 

Entre las divisiones con alzas en sus precios destacaron alimentos y bebidas no alcohólicas (2,3%), con 0,474 puntos porcentuales (pp.), y recreación y cultura (2,9%), con 0,191 pp. 

La división que incidió de forma negativa fue vestuario y calzado (0,0%), con -0,001 pp. 

Entre los productos que sufrieron un mayor alza mensual destacan el paquete turístico (14,9%), la gasolina (3,3%), el aceite vegetal (24,7%) y los seguros (11,4%). En tanto el servicio de transporte aéreo y el libro registraron disminuciones mensuales, con 5,8% y 11%, respectivamente.