vinosLa innovación permite congelar la película superficial de la baya, dosificando el CO2 liquido-sólido para elevar la calidad del vino producido. Además, baja el costo por kilo de uva enfriada.

El dinamismo de la industria vitivinícola chilena exige permanentes innovaciones que mantengan su competitividad en los mercados internacionales. Para contribuir a ese objetivo, la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), la Universidad Católica de Chile y algunas viñas asociadas como la Viña Undurraga, INDURA creó un sistema de enfriamiento en base a CO2 (dióxido de carbono), que logra congelar la película superficial del fruto, ayudando a mejorar de forma sustancial la calidad global del vino.

Claudia Sánchez, Subgerente de Negocio Vitivinícola de INDURA comenta “permite dosificar de manera controlada el CO2 liquido-sólido, mejorando la eficiencia del proceso y el costo por kilo de uva enfriada o congelada. Es un sistema versátil, de fácil instalación y ajustable a la línea productiva del cliente”.

Ya sea para uva despalillada o en racimos, esta nueva técnica perfecciona la extracción de compuestos aromáticos durante el proceso de vinificación, diferenciándose del método tradicional que utiliza nieve o hielo seco de forma directa sobre la baya, lo que se traduce en mejoras de calidad especialmente en vinos de gama media y alta.

La innovación ya la han utilizado cuatro empresas del rubro a la fecha. “Recién concluyó la etapa de pruebas, por lo que este verano 2016 será la primera vendimia oficial del sistema. Aun así, contamos con varios clientes interesados”, asegura Sánchez.

Fuente: Portal del Campo