sequiaDe acuerdo al pronóstico trimestral de temperaturas máximas y mínimas para el período Febrero-Abril de 2016, elaborado por la Dirección Meteorológica de Chile (DMC), la Fundación para el Desarrollo Frutícola (FDF), estima apropiado destacar el efecto negativo que esta situación puede tener para los frutales una vez terminada la cosecha.

 

Según distintos investigadores, la acumulación de las sustancias de reserva en los frutales se da especialmente a fines de verano y otoño cuando las hojas, disminuyendo su fotosíntesis, trasladan las sustancias a los órganos de reserva y las raíces acumulan el nitrógeno que todavía puedan absorber.

Como este comportamiento fisiológico depende en gran parte de las condiciones meteorológicas estacionales, estimamos conveniente recordar que www.agroclima.cl entrega la información diaria de la evolución de las temperaturas máximas y mínimas diarias, indica Ricardo Adonis, Gerente de Desarrollo de FDF.

Según señala el profesional, un análisis muy simple permite reunir información numérica, cuantitativa, que permite alertar sobre la eventual necesidad de manejos adicionales en post cosecha. Por ejemplo, tomando algunas estaciones con cierta representatividad en zonas importantes del territorio frutícola, la información de los primeros diez días de marzo es la siguiente:

Horas a temperaturas sobre 30°C entre el 1 y el 10 de marzo

Cuadro FDF

Para mejor visualización, la información se presenta en el siguiente gráfico:

Cuadro FDF 02.jpg

Comparando los años 2015 y 2016 entre el 1 y el 10 de marzo, se aprecia que las localidades ubicadas hacia el sur de la Región Metropolitana presentan igual o mayor cantidad de horas sobre 30°C, lo que tendría un efecto estresante sobre la acumulación de reservas similar o mayor que el año anterior. La DMC anuncia que las mayores temperaturas se presentarán incluyendo el mes de abril.

Si bien esta información podría ser mucho más elaborada, como información primaria, basta con cuantificar la presencia de temperaturas que ejercen efecto estresante sobre las plantas.

Por lo anterior, recordando que un otoño estresante afecta la acumulación de reservas necesarias para la próxima brotación y floración y, considerando el pronóstico emitido por DMC, llamamos a verificar permanentemente la evolución de las condiciones de temperaturas en este periodo hasta la caída de hojas. FDF continuará informando de este seguimiento durante marzo y abril.

En consecuencia, se recomienda consultar con su asesor técnico, en función de los cultivos frutales que cada productor maneja, las medidas adecuadas de riego y/o fertilización u otras, recomendadas por los especialistas para este escenario.

Finalmente cabe destacar que, según algunas publicaciones, la prevalencia de altas temperaturas muy tarde en otoño, incide en una posible menor resistencia de las plantas a las heladas tempranas.

Tabla 1: Detalles del pronóstico de temperaturas máximas para el período Febrero-Abril. Pronóstico categórico: Sobre 50% de probabilidades que las temperaturas máximas sean mayores a lo normal. (Pronóstico realizado por la Dirección Meteorológica de Chile, DMC y SERVIMET.

Cuadro FDF 03.jpg

Tabla2: Detalles del pronóstico de temperaturas mínimas para el período Febrero-Abril. Pronóstico categórico: Sobre 50% de probabilidades que las temperaturas mínimas sean mayores a lo normal. (Pronóstico realizado por la Dirección Meteorológica de Chile, DMC y SERVIMET).

Cuadro FDF 04.jpg

Fuente: SimFruit