cecinas1Asimismo, la producción de este tipo de alimentos se mantuvo prácticamente plana respecto del registro de 2014.

Un 16,5% disminuyeron los trabajadores de la industria de las cecinas en 2015. Según el último informe de cecinas del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), 3.169 personas dejaron el sector el año pasado.

De acuerdo con lo explicado por la Asociación Nacional de la Industria de las Cecinas (ANIC), ello se debe a que como el sector ya está maduro, para aumentar la productividad está buscando nuevos procesos a través de máquinas.

“Hay múltiples factores que explican esta contracción de los puestos de trabajo en el sector. Entre ellas, está el hecho de que las empresas están activamente trabajando para incrementar su productividad y se han realizado importantes inversiones en el sector que han facilitado este cambio”, explicó Oscar Gallardo, coordinador general de la ANIC.

Otro factor que también afectó en la pérdida de puestos de trabajo fue que esta industria se mantuvo casi sin variación en su producción durante 2015. Si en 2014 se elaboraron 280,1 millones de kilos de cecinas, el año pasado llegaron a 279,9 millones de kilos, es decir un disminución de 0,05%.

“Esa cifra está dentro de lo esperado dado que nuestro sector ha alcanzado un nivel de madurez, con tasas planas de crecimiento, que hace pensar que los crecimientos futuros serán muy bajos o incluso negativos”, agregó Gallardo.

Asimismo, comentó que “el consumo per-cápita se mantiene respecto del año anterior y para este año no proyectamos un incremento de la demanda por nuestros productos”.

En tanto, las vienesas por cuarto año consecutivo fueron los embutidos más producidos y consumidos en el país: en 2015 alcanzaron a 87 millones de kilos. A pasar de que sufrieron una leve contracción, desde la ANIC estiman que “la demanda por estos productos se mantiene sin variación”. En segundo lugar se ubicó la mortadela y el salchichón, seguidos por las longanizas, chorizos y choricillos.

Impacto por etiquetado “es incierto”

La ANIC reune a PF Alimentos, Agrosuper, Ariztía y Cecinas Llanquihue, y desde el gremio estiman que un 40% de los productos que se comercializan estarán rotulados con al menos un logo “alto en”.

Eso sí, Gallardo aseguró que “la industria durante estos últimos tres años ha realizado un gran esfuerzo de reformulación para así cumplir, al menos con la primera etapa, de las exigencias que la nueva ley impone”.

Desde la asociación reconocieron que “el impacto de la ley de etiquetado es algo incierto puesto que no hay experiencia internacional que nos permita estimar los efectos en el consumo”.

Fuente: Diario Financiero