vendimia-341Chile ya perdió cerca de 30% de producción en la vendimia de este año. Santiago Achurra, gerente general de la compañía, aseguró que la industria sabe mitigar estas situaciones.

Es una de las compañías que más han crecido en envíos en los últimos años. Actualmente, Viña Requingua tiene una capacidad de producción de 1.200 hectáreas y muele unos 25 millones de kilos de uva todos los años. Cerca de 14 millones de litros van a la botella y aproximadamente 5 millones están destinados al negocio a granel.

Pese a que estos últimos años han sido exitosos para Requingua, su gerente general, Santiago Achurra, asegura que en sus 35 años trabajando en distintas áreas de la bodega, nunca había visto lo que se observó en esta vendimia por efecto del clima. Lo define como “la tormenta perfecta”, que partió con una primavera muy fría que hizo que las especies se atrasaran.

Por ello, cuando vino el temporal, a mediados de abril, las bodegas aún estaban esperando la madurez de las uvas. A solo dos semanas de ese sistema frontal, Achurra pensaba que el 30% de la producción del país se perdería. Sus cálculos eran correctos: si antes de este fenómeno la industria proyectaba una producción de 1.200 millones de litros, la vendimia rondaría los 900 millones. “Pienso que a nivel nacional tendremos un porcentaje no menor de vinos con menor calidad (200 millones de litros)”, advierte. Aunque agrega: “La enología actual sabe mitigar este tipo de situaciones de uvas con problemas y se logran vinos de calidad genérica que son perfectamente utilizables en algunos programas de menor exigencia”.

En el caso de Requingua -dice-, la bodega tiene cosechas tempranas, por lo que el impacto fue solo en el último 20% de la uva cosechada, que es mayoritariamente Carmenere. Para ellos, en términos de volumen y por haber cosechado más temprano, la pérdida fue de 10% menos de lo esperado. En este sentido, señala que la estrategia de la firma fue de no recibir uva en malas condiciones y no cosechar las que estaban en mal estado. “No son decisiones fáciles, pero pienso que se deben hacer pensando en la calidad de nuestros productos”, advierte.

Achurra aseguró que la viña tiene como política tener un stock para cerca de 18 meses, lo que les permite llegar a la cosecha 2017 sin problemas de abastecimiento. “Esta política de altos stocks se aplica hace muchos años, y en esta oportunidad será de mucha utilidad”.

“Chile es un gran productor de muy buenos vinos varietales y eso tenemos que reconocerlo”

Achurra aseguró que si bien la industria se está enfocando fuertemente en vinos premium , lo que le parece correcto, no puede dejar de lado que el 70% de la producción del país es varietal. “Chile, además, es un gran productor de vinos reserva y hay viñas que así lo han demostrado. Pero lo que no podemos hacer es renegar lo que somos y lo que tenemos y Chile tiene grandes vinos varietales”, acotó.

Para el ejecutivo, la baja en los precios del vino en los mercados de destino a nivel de industria se puede ver como una oportunidad. “Cuando se abre un nicho como el vino varietal, en el cual Chile es muy fuerte, por supuesto que cuesta poco vender”, dijo.

Fuente: El Mercurio