Patricio CrespoLas sociedades lamentan la eliminación de los pactos de adaptabilidad que era “una de las pocas iniciativas positivas del proyecto” según la Sofofa.

Continúan las críticas en contra de la decisión de La Moneda de tramitar el veto presidencial del proyecto de reforma laboral, que incluye, entre otros, la eliminación de los pactos de adaptabilidad en materia de jornadas y la introducción de un nuevo quórum para negociar en el sindicato.

Junto a los dichos de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y las opiniones vertidas por Hernán Larraín, vocero de Chile Vamos, esta noche se unieron las voces de la la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) y la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA).
La entidad liderada por Hermann Von Mühlenbrock afirmó que el veto elimina los pocos avances que la ley ofrecía a trabajadores y empleados. La Sofofa señaló que la decisión de eliminar los pactos de adaptabilidad es errónea y que era una “de las pocas iniciativas positivas del proyecto”.
Añadió que el proyecto sigue siendo una mala reforma e incluso hace un llamado al Congreso a “evaluar técnicamente la conveniencia de contar con herramientas que otorguen flexibilidad laboral a través de pactos de adaptabilidad”.
Por su parte, la SNA concuerda con la Sofofa y lamenta que luego de meses de análisis y discusiones, el Gobierno haya optado por el veto de “todas aquellas secciones del proyecto que en algún grado le daban un sentido de modernización y adaptabilidad a las relaciones laborales”.
Patricio Crespo, presidente de la SNA, manifestó mediante un comunicado que “Creemos que esta reforma será un retroceso, pues no atiende las necesidades del Chile actual y sus desafíos futuros”.
Finalizó agregando que “Nos preocupa además que esta normativa pueda abrir espacios a una judicialización de las relaciones laborales”.
Fuente: EMOL