productores lecherosLuego de tres meses de cifras negativas en los precios de leche pagados al productor, recién en abril se experimentó una leve alza de $5 pesos a los $224 pesos por litro, valor promedio de este año, que no alcanzaría a ser suficiente para calmar los ánimos en los empresarios, quienes hoy temen que la industria regional vaya en picada. Más aún cuando hace unos días se conoció que el recurso de Fedeleche ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (Tdlc) contra tres grandes empresas del sector lácteo (Nestlé, Soprole y Watt´s) por prácticas atentatorias fue rechazada.

El motivo fue abandono de la causa. Y las razones para seguir temiendo lo peor se siguen sumando, ya que el vicepresidente de Aproleche Ñuble, Alfredo Wahling, aseguró que hay empresas que cerrarán e, incluso, se cambiarán a otro rubro productivo. “Van disminuyendo y otras están programadas para cerrar en un futuro (…), tengo claro que a final de año hay otras lecherías grandes que se van a cambiar a carne o a forraje”, aseguró Wahling, muy preocupado.

Hace unos meses, el presidente de Aproleche Bío Bío, Darío Arevalo, aseguró que 16 empresas cerraron y que en 10 años se pasó de 600 a tan sólo 120. En Ñuble, por ejemplo, tras una década de carrusel de valores inestables, han cerrado la mitad de las empresas, pasando de más de 100 a tan sólo 60.

“Cerró Hernán Soto, productor emblemático del Bío Bío. Una lechería de más de 40 años. También don Hugo, productor de Santa Bárbara; Luis Quilodrán y la agrícola Monte Largo, por nombrar algunas”, lamentó el presidente de Aproleche, Darío Arévalo a Diario Concepción anteriormente.

Otro factor gravitante por ahora es el climático, con un periodo bastante seco desde la Región del Bío Bío hacia el norte del país. Se necesita agua para alimentar a los animales productores, para la agricultura, para la producción de forraje, entre otros, por lo tanto, las variables negativas siguen acumulándose. “Hay un déficit del 50% de agua caída que esperamos se recupere. Todo esto influye en el precio de la producción lechera”, acotó el vicepresidente de Aproleche Ñuble, Alfredo Wahling.

Poco interés

Por otro lado, el representante de los productores lecheros de Ñuble sostuvo que “no sube ni hay mayor interés de nuevos actores que intervengan en esta etapa productiva”. Enfatizó que el actual escenario es complejo. “Se ve una situación bastante difícil. Por un lado, la industria lechera tampoco nos da ningún indicio para un reajuste de precio”.

También criticó la actitud del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia. “Es lamentable que no se haya recogido mediante la Fiscalía Nacional Económica nuestras peticiones. Tampoco pierde la esperanza.  Esperemos que con el tiempo podamos sacar un beneficio positivo al respecto”.

Wahling analizó el por qué de su problemática con la industria compradora. “Como los productores somos más y la industria es menor, hay una concentración del poder comprador”. Añadió que “en general uno de ellos marca el paso y todos los demás los empiezan a seguir. Creemos que en algunos casos los precios internacionales no son absorbidos por los mercados internos o se demora mucho en reaccionar cuando viene un alza. Cuando llega una baja reaccionan inmediatamente”.

Por otro lado, tampoco el Estado, algo que el seremi de Agricultura Bío Bío, Rodrigo García, ya dejó en claro hace unos meses a Diario Concepción. “Los organismos a cargo de monitorear son la Fiscalía Nacional Económica y el Tribunal de la Libre Competencia”. Lamentablemente, esto último finalmente no resultó. ¿Entonces qué hacer? Wahling respondió que seguir adelante, pero innovando, dando valor agregado, creando nuevas marcas de leche y compitiendo con las más grandes.

Fuente: Diario de Concepción