fertilizantes2Presidente de la Sago, Christian Arntz, llamó a actualizar la normativa vigente sobre la composición del producto, luego de que un estudio del Inia dejara al descubierto la falta de solubilidad en algunos lotes del insumo.

Una debilidad en la normativa que regula las exigencias en la composición de los fertilizantes que se comercializan en el país denunció el presidente de la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (Sago), Christian Arntz.

El líder de la entidad gremial del agro señaló que agricultores realizaron hallazgos a través de muestreos, como asimismo por medio de un estudio del Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias (Inia), donde se descubrió que uno de los fertilizantes conocido como el súper fosfato triple, a pesar de que cumplía con el porcentaje de nutrientes, no es lo suficientemente soluble.

Según señaló Arntz, el problema está en que la normativa chilena que rige a estos productos, que en su mayoría son importados, está en que sólo se exige una determinada cantidad de nutrientes como mínimo, pero no establece nada en relación a otras características como la solubilidad.

falta en la norma

El presidente de la Sago explicó que además los fertilizantes para que cumplan con su función nutriente, deben tener granulometría y otras características físico-químicas que no están contenidas en la norma. En el caso particular del súper fosfato triple, las muestras analizadas por el Inia arrojaron una solubilidad de al rededor de 65%, mientras que en las hechas de forma independiente por la Sago se han encontrado valores incluso menores.

“Estamos hablando de una calidad de fertilizante que no es adecuada a la que los agricultores estamos acostumbrados o por lo que entendemos por súper fosfato triple y por eso hicimos la denuncia”, expresó Arntz.

efectos en las siembras

El dirigente aseguró que efectivamente cuando se tienen fertilizantes que son menos solubles a lo esperado hay efectos en las siembras, pero debido a que han sido hallazgos aislados, hoy no se puede decir a ciencia cierta de qué empresa, partida, lote o dónde se ocupó, por lo que la única manera de controlarlo es fortalecer la normativa que regula la calidad de los fertilizantes que ingresan al mercado nacional.

“Lo que se debe hacer es actualizar la normativa existente, que ya lleva mucho tiempo, pero que no abarca todos los aspectos importantes para la nutrición de las plantas”, concluyó.

Estudio

Alfredo Torres, ingeniero agrónomo y subdirector de Inia Remehue en Osorno, explicó que el objetivo del estudio que descubrió el problema de los fertilizantes, en realidad consiste en crear un método para determinar la solubilidad de los fertilizantes fosfatados. Se tomaron pocas muestras y producto de ello salieron resultados variables, pero el estudio en sí no determina la calidad de los fertilizantes.

Torres explicó que en el caso del súper fosfato triple, supuestamente debería ser soluble al agua en un 100% o muy cercano a esta cifra.

“Cuando creamos la metodología nos encontramos con que hay una alta variabilidad en las muestras, que fueron pocas para un estudio de calidad”, detalló Torres.

El experto añadió que la importancia de la solubilidad está en que si se incorpora a la siembra un fertilizante que sea 90% soluble, la planta tiene un 10% menos de nutrientes para absorber y transformarlos luego en producción.

La aplicación de este producto se realiza en casi todos los cultivos de la Región, tanto en praderas, suplementarios y tradicionales como las papas o el trigo.

Normativa vigente

La seremi de Agricultura, Pamela Bertín, dijo que a través del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) se toman muestras a los lotes de fertilizantes a penas llegan al puerto de desembarque.

Allí se analizan las composiciones, dependiendo de los nutrientes que contengan, ya sean de fósforo o metales pesados, según la norma chilena establecida, y luego se envía la muestra a los laboratorios más cercanos.

Además, los fertilizantes vienen desde origen con análisis, por lo que éstos también son verificados.

La seremi señaló que efectivamente se evaluará proponer una modificación a la normativa vigente, ya que los fertilizantes pueden venir con la misma cantidad de nutrientes, pero nada respalda que sean un 100% solubles.

Bertín adelantó que los agricultores de la Sago sostendrán una reunión con el director regional del SAG, Andrés Duval, donde profundizarán sobre cómo incorporar la solubilidad.

“Lo que se debe hacer es actualizar la normativa existente, que ya lleva mucho tiempo”.

Christian Arntz, Presidente de la Sago

100% de solubilidad o una cifra cercana deben tener los fertilizantes para ser efectivos.

Una herramienta metodológica desarrollada por el Inia llevó a cuestionar la normativa de fertilizantes.