madereraActualmente, se estarían produciendo en el país unos 41 millones de metros cúbicos de maderas. Inversiones del sector privado superan los US$ 12 mil millones desde 1990.

La producción de madera para uso industrial en Chile casi se triplicó en los últimos 25 años, alcanzando los 41 millones de metros cúbicos -en 2013- y se espera que a partir de 2025 las plantaciones produzcan de forma sostenible unos 50 millones de m {+3} al año.

Así lo señala un capítulo relacionado a nuestro país del estudio “El Estado de los Bosques del Mundo 2016”, elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que será divulgado hoy lunes.

El informe destaca el aporte de los sectores privado y estatal en la expansión de esta industria en Chile. “La mayor parte de la inversión en la actividad forestal procede del sector privado, que ha invertido alrededor de 600 millones de dólares en forestación y 11.700 millones (de dólares) en la elaboración de madera desde 1990”. Añadió que “los incentivos del Estado, que suman un total de 565 millones de dólares de 1974 a 2014, ayudaron a impulsar esta inversión privada y se basaron en el reconocimiento de los beneficios ambientales de los bosques”.

La contribución del sector forestal -y las industrias conexas- al PIB chileno fue del 2,7 % en 2013, según el documento.

El texto señala que los bosques cubren aproximadamente 24% de la superficie de Chile. A la vez, indica que las plantaciones consisten principalmente en pinos y eucaliptos, siendo “el 98% de la producción económica de los bosques”. Al respecto, afirma que esto ha reducido la presión sobre los bosques naturales, en los cuales la explotación forestal industrial se redujo de 16,1% en 1990 a 0,8% en 2013.

En su análisis a nivel mundial, en tanto, el estudio indica que, en América Latina, la agricultura comercial es la principal causa de la deforestación, generando casi el 70% de este problema en el período 2000-2010.

En la Amazonía, en particular, la producción de agronegocios para los mercados internacionales fue el principal factor de deforestación posterior al año 1990 en América del Sur, producto de prácticas como el pastoreo extensivo, el cultivo de soya y las plantaciones de palma aceitera.

“La agricultura comercial de la región no puede continuar creciendo a expensas de los bosques y recursos naturales de la región”, explicó Jorge Meza, oficial forestal principal de la entidad internacional.

Los bosques cubren

el 24% de la superficie de Chile, señala el informe de la FAO. A la vez, agrega que las plantaciones consisten principalmente en pinos y eucaliptos.

Fuente: El Mercurio