SILVA, MARIO PABLO-GTE GRAL VIÑA CASA SILVA_RJ 06092.jpgEl presidente de Vinos de Chile, Mario Pablo Silva, explicó en entrevista con ESTRATEGIA, que todavía es prematuro analizar las consecuencias del Brexit para la industria, pero que aun así “estamos optimistas de que esta situación ponga en valor la mejor relación precio calidad de los vinos del Nuevo Mundo”.

— ¿Cómo evalúa lo que fue el primer semestre para la industria vinícola chilena?
— En relación al mercado internacional, el primer cuatrimestre mostró un crecimiento moderado y esperamos continuar en esta senda, con énfasis en Asia (China, Japón y Corea del Sur), Norteamérica y Brasil, mercados focos que apoyaremos activamente durante el año con el fin de crear un mayor conocimiento y preferencia por vinos chilenos. Además, en lo que respecta a las exportaciones de vino, según las últimas estadísticas de mayo, mostraron 1,91% de avance en valor.
Además, a través de Wines of Chile hemos creado un potente storytelling (relato) y estamos trabajando en el desarrollo de una campaña enfocada al consumidor final de estos mercados, utilizando medios digitales para llegar al segmento objetivo con énfasis en millenials. El foco será Estados Unidos y China, los que se estima serán absolutamente estratégicos al 2025 para nuestro país.
 
— ¿Qué cepas están teniendo mejores resultados tanto en Chile como en el extranjero?
— Lo que más se exporta son ensamblajes tintos y Cabernet Sauvignon. Claramente, Chile es conocido por las mezclas tintas y por esta variedad; ambas categorías presentan crecimiento el último año (2014/2015). Otras variedades tintas que también crecen son Carmenere y Syrah.
Ahora bien, en términos de publicaciones, mercados más maduros, como el de Inglaterra, tienen un mayor grado de sofisticación en sus reportajes y hablan de variedades y productos más innovadores, tales como Carignan.
Además, cepas como Sauvignon Blanc y Chardonnay están teniendo buenos resultados en términos de blancos.
 
— ¿Está preparada la industria vinícola para los efectos del cambio climático?
— Este fenómeno no sólo hay que verlo desde una mirada negativa. Si bien es cierto que se podrían dar condiciones más adversas para la producción de algunas variedades en zonas determinadas, también podría haber una oportunidad para expandir los límites actuales de la superficie vitícola y diversificar la oferta.
En Vinos de Chile, a través del Consorcio I D, estamos desarrollando un proyecto junto con el Centro de Cambio Global de la UC para caracterizar climática y geológicamente las zonas vitivinícolas nacionales actuales y potenciales, considerando la dinámica del cambio climático y el comportamiento de algunos cepajes.
A su vez, también tenemos un proyecto que apunta a generar información y herramientas para la gestión sustentable del agua. Esto nos ayudará a gestionar este importante recurso en distintas condiciones climáticas.   
 
— ¿Le parece que las autoridades deberían negociar con el Reino Unido para mantener las condiciones de exportación de productos como el vino, a raíz del Brexit?
— En lo que respecta a relaciones bilaterales, se evaluará en el tiempo, sin embargo nosotros como asociación estamos plenamente coordinados con Direcon de manera proactiva y activa en las conversaciones que se desarrollen al respecto.
Sin embargo, para la Asociación todavía es prematuro realizar un análisis o precisar qué va a ocurrir con los sectores exportadores. En el caso de la industria vitivinícola chilena, esto presenta desafíos y oportunidades, estamos optimistas de que esta situación ponga en valor la mejor relación precio calidad de los vinos del Nuevo Mundo. Y en ese caso, los vinos nacionales quedarían en una posición muy ventajosa, ya que como país, hace años estamos trabajando fuertemente nuestro posicionamiento en ese mercado.
 
— ¿Cómo proyecta el cierre de año para el sector en cuanto a volumen?
— En lo que va del año, Chile ha exportado 109 millones de litros más que el año anterior, un 13% más en volumen con un 9% menor en precio, lo que arroja un ingreso del 2%. En relación a las proyecciones esperamos crecer alrededor de un 6%, continuando en esta senda de fuerte crecimiento, con énfasis en Asia, Norteamérica y Brasil, mercados focos que apoyaremos activamente durante el año con el fin de crear una mayor consciencia y preferencia por vinos de origen chileno.