mastitis vacasAseguran que este efecto se está produciendo debido a una estrategia de la empresa Nestlé para abaratar los costos.

El tema del precio de la leche y la valorización del mismo rubro en la Provincia de Biobío ha hecho que, actualmente, los productores estén viviendo un escenario conflictivo frente a uno de los máximos compradores de la materia prima láctea en la zona, Nestlé.

Este drama comercial se basa en que la industria sueca ha decidido, según dirigentes locales y miembros de Aproleche, bajar la compra a los productores de la provincia y subir el precio a una sola empresa de la provincia.

Esto repercutió en que los pequeños y medianos productores que vendían su materia prima a la industria extranjera estén estancados con la producción y venta, hasta el punto que durante el 2015 cerraron 20 lecherías en la zona, escenario que se estima podría repetirse.

Ante esta crisis lechera vigente, el presidente de la Sociedad Agrícola Biobío, José Miguel Stegmeier, señaló que “nosotros creemos que a la industria le ha faltado un esfuerzo mayor en cuanto a darnos un precio razonable, porque no es necesario que se cierren muchas lecherías y que tengamos un colapso en lo que es el negocio lechero”.

El timonel de Socabio enfatizó que “creemos que aquí no se está manejando la cadena comercial como corresponde, que haya una elección a largo plazo, que se desarrollen más lecherías, que podamos seguir produciendo leche y seguir desplegando el proceso productivo”.

CONTROVERSIAECONÓMICA

Cerca de 90 pequeños y medianos productores de la provincia son los perjudicados por esta falta de compra de la leche, es por ello que el presidente de la Asociación de Productores de Leche de Biobío (Aproleche Biobío), Darío Arévalo, explicó que este efecto se produce “por estrategia de la gerencia de Nestlé para abaratar costos”.

Agregó que “en vez de pagar a los productores lecheros una diferencia de 30 pesos en el valor total del litro de compra, para ellos es más barato cancelar a un solo productor por la leche que necesitan, lo que podría dejar una baja económica de lecherías en la zona”.

Agregó que “la diferencia de precios por la venta de la leche no debiera variar entre los 20 y 30 pesos, mientras que la multinacional ha preferido y ha acaparado la compra a Ancali, produciéndose una diferencia de 90 pesos”.

El principal argumento del representante de los lecheros de la provincia es que “la empresa, al pagar un precio muy por sobre el promedio de la región (190 pesos), demuestra que es factible hacerlo, sin embargo, no ha existido una respuesta favorable para muchas lecherías que por años han mantenido un abasto estable a esta empresa”.

Por lo tanto, “se estaría pagando un valor de 280 pesos por litro de leche a Agrícola Lechera Ancali”, argumentó Darío Arévalo.

Desde el punto de vista de José Miguel Stegmeier, lo mencionado por Arévalo obedece a que “estas decisiones han sido arbitrarias, porque cuando la industria habla, de la puerta hacia afuera, de que quiere a los productores como socios y quiere que exista un encadenamiento productivo, la verdad que esto no se está cumpliendo”.

Explicó que “para ellos negociar con un solo productor en el retiro de la leche puede ser una ventaja entre comillas, pero la verdad es que están arruinando el negocio como tal”.

Asimismo, Stegmeier resumió que “esto es pan para hoy día, hambre para mañana; lo que está pasando con esto es que en definitiva estamos liquidando al sector lechero”.

A los costos del rubro lechero se debe agregar que “en los meses de invierno toda producción lechera baja sus porcentajes de producción por los múltiples factores meteorológicos, como lo son heladas, temporales, menos comida y menos praderas, entre otros, lo que trae un costo adicional”.

DIFERENCIAS DE LA LECHE LOCAL CON LA DE MÁS AL SUR

El presidente de Socabio, ante las diferencias de producción, señaló que “la leche de acá tiene una diferencia importante a la que se da en el sur; nosotros producimos leche en invierno y verano, somos parejos en la producción, por lo tanto la industria tiene garantías de que nosotros en invierno podemos entregar la leche”.

Lo que pasa en el sur es que su producción es más estacional, de primavera/verano, y no tanto en otoño/invierno como es acá. En la provincia, desde la zona central, el sistema de alimentación para las vacas funciona con un sistema de riego.

A lo anterior, el presidente Stegmeier agregó que “la producción de alimentos la tenemos todo el año, porque almacenamos forraje, hacemos silos y almacenamos maíz, y con eso estamos seguros con una producción estable durante todo el año”.

ACERCAMIENTO A NESTLÉ

Ante un acercamiento o trato para solucionar este drama que afecta al sector lechero, Stegmeier afirmó que “se han intentado todas las vías, de forma gremial y particularmente  de los productores, de acercarse a la empresa para mantener un diálogo, y la industria ha sido muy inconsciente en idear un plan de trabajo”.

En el caso de que hubiera soluciones expeditas al tema, el jefe de Socabio explicó: “nosotros hoy en día necesitamos una certeza, y no pasa de tener un precio mañana mismo mucho más alto, sino que la industria nos diga cuál va a ser el plan de trabajo ideal para los agricultores a cambio de ello, para que el negocio permanezca y eso signifique hacer los ajustes necesarios tanto en el precio como en las relaciones con la marca”.

VISIONES PARA EL FUTURO

El timonel de la sociedad agrícola expresó que “sin duda, nosotros estamos dispuestos a sentarnos a dialogar; nosotros queremos salvar nuestro negocio, no solamente del punto de vista particular, sino que también del punto de vista global. Queremos que la industria lechera en Biobío vuelva a renacer o que permanezca bien”.

Argumentó que “el tema de la leche tiene un futuro; como está complicado en todo el mundo, nosotros sabemos que va a haber una reversión del precio, y este va a aumentar. El punto está en que seremos capaces nosotros de soportar ese periodo que falta vivir”.

Fuente: La Tribuna