forestal1Las Pymes han forestado cerca de 800 mil hectáreas en 40 años gracias a leyes de fomento forestal.

Un total de 512 millones de dólares, equivalentes a un 77% de los 663 millones de dólares que destinó el Estado a bonificar la forestación en Chile entre los años 1974 y 2014, favoreció a pequeños y medianos propietarios forestales, mientras que un 23% de dicho monto, correspondiente a 153 millones de dólares, tuvo como destino a grandes empresas, de acuerdo a las cifras entregadas recientemente por el Director Ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, en presentaciones en la Cámara de Diputados.

Del mismo modo, entre 1974 y el 2014, los grandes propietarios forestaron en total 674.710 ha (47%), los medianos 552.573 ha (38%) y los pequeños 216.648 ha (15%), según la misma información de CONAF. En otras palabras, las grandes empresas, utilizando un 23% de la bonificación, forestaron el 47%.

El repaso histórico señala que desde 1931 nuestro país viene impulsando en forma pionera el incremento de los recursos boscosos y la protección de los suelos. El Estado promovió las plantaciones durante todo el siglo XX, destacando la ley de bosques de 1931, que estableció por primera vez un incentivo económico para plantar; los convenios de forestación en los años ’60; y el DL 701 de fomento forestal promulgado en 1974, que estableció una bonificación estatal por hectárea plantada y normas de protección a los bosques.

En 1974, año en que entró en vigencia el DL 701, comenzó una nueva fase de fomento forestal, en cuya primera etapa hasta 1997, se plantaron 952.122 hectáreas. En los 15 años que siguieron a la prórroga del decreto, se forestaron otras 516.943 hectáreas.

La distribución de dichas bonificaciones entre los propietarios evidencia que, si bien en los inicios, el DL 701 se concentró en los grandes y medianos propietarios, a partir de 1998, con la entrada en vigencia de la nueva ley de fomento forestal Nº19.561, se focalizó principalmente en los pequeños propietarios.

Al respecto, las cifras aportadas por el director ejecutivo de CONAF, señalan que desde 1998 hasta 2014 se destinaron  US$451 millones a la bonificación forestal, de los cuales el 49%, equivalente a US$220 millones, fue para pequeños propietarios, mientras que el 45%, esto es, US$203 millones, a medianos propietarios forestales. Las grandes empresas, en tanto, percibieron US$28 millones, equivalentes al 6% del monto total. Durante el mismo período los medianos forestaron 268.431 hectáreas (52%), los pequeños 184.313 ha (36%) y los grandes propietarios 64.199 ha (12%).

Resultados concretos

Desde la creación del subsidio forestal en el año 1974 y hasta el 2014, el país logró forestar un millón 443 mil 931 hectáreas, a los que se suma un millón de hectáreas que el sector privado plantó con recursos propios, sin bonificación estatal.

Estos recursos boscosos han permitido el desarrollo de una industria forestal que, de acuerdo a cifras del INFOR, exporta del orden de US$6 mil millones anuales, representa cerca del 8% de los envíos totales de Chile, genera 125 mil empleos directos y 180 mil indirectos y aporta 3,1% al Producto Interno Bruto (PIB).

De esta manera, se aprecia que de acuerdo a la propia legislación vigente, desde 1987, hace ya casi 30 años, las grandes empresas forestales recibieron un bajo porcentaje de bonificación forestal -6%- por plantar y la nueva ley de fomento forestal Nº 19.561 de 1998, que reemplazó al DL 701, consagró a los pequeños y medianos propietarios forestales como los principales beneficiarios de este incentivo.

Fuente: CORMA