alfalfa1Se recomienda plantar al inicio de agosto para obtener resultados concretos. El primer corte a fines de noviembre y comienzo de diciembre, cuando está comenzando floración y después se va haciendo un corte cada 35 días.

El rubro de la alfalfa es fundamental en la provincia de Biobío como en el resto de Chile, ya sea para generar ingresos, como también para solventar la producción ganadera que se emprende en el territorio. En base a esto, se puede lograr producciones de carne, leche o para una crianza de ganado en óptimas condiciones, acordes a lo que el emprendedor agrícola necesita.

La alfalfa se puede usar de diferentes maneras, ya sea en verde, cortándola y llevándola donde estén los animales, hacerla silo, entre otros. Este abasto se puede ocupar en cualquier tipo de animal, es un alimento rico en proteínas, no así en energía, que es más moderado.

El ingeniero agrónomo y agricultor de la provincia de Biobío, Raúl Jiménez, comentó a Agroforestal cuáles son los pasos a seguir para obtener una alfalfa con eficacia y como, actualmente, se encuentra en el mercado.

En primera instancia, para obtener alfalfa de buena calidad esta se divide en dos puntos importantes, según el ingeniero agrónomo, “primero la idea es sembrar a tiempo, ya sea a comienzo de agosto y también se puede sembrar en septiembre, pero en esta última instancia se tiende a bajar la calidad. Lo segundo es fertilizarla como corresponde, si no se fertiliza vienen las deficiencias, por lo tanto es bueno hacer un buen análisis de suelo y saber qué nutrientes faltan para tener resultados acordes a lo que se quiere lograr”.

La calidad del producto depende mucho de la época en que se corta la alfalfa y esto se refiere netamente a floración. Raúl Jiménez, explicó  que “si se corta antes de flor, va a tener menos producción por hectárea, pero mucha mejor calidad. Si cortas a comienzo de floración vas a tener un producto de menor calidad, pero vas a tener mayor producción y le va hacer mejor a la pradera. Por último, cuando cortas un producto con mucha floración vas a tener un insumo de  más baja calidad, pero a su vez, vas a proteger la producción a través de los años, porque la alfalfa sufre menos -cuando la cortas a más floración- que cuando está comenzando a florecer.

“El primer corte de alfalfa es a fines de noviembre y comienzo de diciembre, cuando está comenzando floración, y después se va haciendo un corte cada 35 días, todo depende como venga el clima. Por lo tanto, el corte que se realiza equivale a producir unos 100 fardos por hectárea de 30 kg.”, enfatizó Jiménez.

DIFERENCIA ENTRE EL BOLO Y EL FARDO

Ante la diferencia del bolo y el fardo de alfalfa, el agricultor señaló que “el primero podría ser más eficiente que el fardo, por el hecho que mantiene mejor la calidad, pero nunca un producto conservado -sea fardo, bolo o silo- va ser mejor que el producto original. La pregunta es cuánta calidad pierde desde origen hasta la forma de conservarlo, y eso va a depender de cuanta hoja pierde”.

A lo anterior, la hoja que se pierde demuestra el 80% de la calidad de la alfalfa y es lo primero que cae cuando se cosecha de cualquier forma.

Asimismo, añadió que “básicamente, podríamos decir que el bolo debería ser mejor que el fardo, porque va a perder menos hojas, pero a su vez tiene la gran complicación de cómo moverlo”.

MERCADO DE LA ALFALFA

El mercado de la alfalfa hoy en día se mueve en fardo, también existen los bolos, este último forraje tiene menos materia seca con un 50 por ciento, es una especie de henilaje, o sea entre heno y silo.

El problema de este último, comentó el emprendedor agrícola, es que “pesa alrededor de 500 kg, por lo tanto es difícil de maniobrar, en comparación con el fardo que llega a pasar 30 kg., lo que hace que sea fácil de cargar en los camiones, manipularlo para entregarlo a los animales, entre otros”.

“Eso es la razón de que la alfalfa se mueva normalmente en fardos, por lo que se genera mucho alimento para ganado en esta zona, de hecho hay demanda importante del sur y de lecherías importantes que residen en la provincia”, recalcó el agrónomo.

Actualmente, la cifra que transita en el mercado, indicó el productor de alfalfa, “es difícil de estimar, porque el mercado no es ordenado ni preciso en alguna parte, sino que es un mercado informal donde se mueve mucho y que ni siquiera pasa por un aviso publicitario, por ejemplo. Pero, las demandas desde el sur son cientos de miles de fardos”.

Finalmente, en temática de calidad, se recomienda que no se deje secando excesivamente la alfalfa en el potrero. Además que el enfardado se haga cuando corresponda y no atrasado, sino terminas por perder mucha hoja, concluyó.

Fuente: La Tribuna