foto-camilo-y-jose-gutierrezEl pago más alto fue de $18 millones y el más bajo de $8 millones, arrojando una indemnización promedio de $13,5 millones.

Más de $40 millones en indemnizaciones recibieron en conjunto tres agricultores de las comunas de Melipilla y María Pinto, que vieron sus huertos dañados por el tizón tardío producido luego de la lluvia excesiva que afectó su producción de papa cuaresmera en abril pasado, haciendo inviable su manejo. La indemnización más alta fue de $18 millones y la más baja, de $8 millones, arrojando una indemnización promedio de $13,5 millones.

Así lo informaron la Seremi de Agricultura dela Región Metropolitana, Fabiola Freire, y el Director Ejecutivo de Agroseguros, Camilo Navarro, quienes precisaron que a la fecha se tiene registro de más de 35 productores de papa afectados en la comuna de Curacaví,además de un número desconocido de paperos de otras comunas, de los cuales sólo 4 tenían pólizas vigentes de su Seguro Agrícola, 3 ubicados en Melipilla y 1 en María Pinto.

La Seremi de Agricultura, Fabiola Freire,valoró el pago de estas indemnizaciones, precisando que “la atención de los eventos climáticos ocupa cada vez más tiempo, dinero y preocupaciones por parte de nuestros productores y de las instituciones del Estado”. A su juicio, se debe avanzar hacia una gestión integral de riesgos, donde la transferencia del riesgo climático a las compañías de seguros es fundamental; así, el agricultor se concentra en lo que sabe y se reducen las brechas sociales en el mundo rural. “La Presidenta nos ha encomendado apoyar la agregación de valor en la actividad agropecuaria y, sin duda, una forma de hacerlo es a través de la disminución de las incertidumbres para que el agricultor esté más tranquilo, al saber que si lo afecta un siniestro tendrá cómo responder a sus compromisos y podrá mantenerse en la actividad agrícola. Es muy importante que los productores entiendan la importancia de estar asegurado y vean la contratación de la póliza como una inversión y no como un gasto. Nosotros nos enfocaremos en un proceso de difusión del instrumento entre los agricultores para aumentar el número de asegurados en la región”, señaló.

Por su parte, el Director Ejecutivo de Agroseguros, Camilo Navarro, destacó la importancia de contar con este tipo de mecanismos, precisando que “gracias a la contratación del seguro para cubrir daños climáticos o eventos de la naturaleza, propios de la actividad agrícola,los agricultores son más competitivos y pueden invertir más, alcanzando mayores niveles de producción y al estar asegurados también pueden acceder a financiamiento y en mejores condiciones. Ahora, a pesar de la desgracia sufrida, estos agricultores pueden cumplir con sus compromisos y enfrentar de buena forma la próxima temporada. Ellos protegieron todas las hectáreas que tenían plantadas de papa cuaresmera con los rendimientos que obtienen tradicionalmente, así el proceso de liquidación fue más expedito. Esto fue un claro ejemplo de que el Seguro Agrícola sí funciona en Chile, en la medida que se haga una buena contratación: hay un traje a la medida de cada agricultor”.

Uno de los agricultores afectados, José Gutiérrez, quien recibió $14 millones de indemnización por lluvias excesivas, y pagó menos de $18.000 por su seguro agrícola gracias al subsidio estatal, precisó que “nos fue súper bien con el seguro y nos está permitiendo seguir trabajando para continuar invirtiendo y avanzando en nuestros cultivos. Esto nunca está demás,aunque seas o no usuario de INDAP”, enfatizó el agricultor, al tiempo que llamó a sus amigos a contratar este seguro: “yo se los recomiendo para que lo tomen todos nuestros amigos agricultores, porque las catástrofes están más frecuentes en el campo”.

Al igual que José Gutiérrez, también fueron indemnizados los paperos Juan Muños con $8.771.100 y Christian Muñoz con $18.027.620 que contaban con seguro agrícola al momento del siniestro. El cuarto papero que estaba protegido no fue indemnizado, puesto que el rendimiento proyectado a cosecha fue mayor al asegurado.

El Subsidio del Estado cuenta con un Subsidio Base del 40% + 1UF, pudiendo ser de un 50% + 1UF en caso de realizar una contratación colectiva a través de un aglutinador, reconocido por Agroseguros,por ejemplo: Fedefruta, Banco Estado, INDAP, etc., e incluso de 60% + 1 UF, si se trata de un agricultor que esté recontratando su seguro para la nueva temporada, sea para el mismo cultivo u otro.