Industria Carnes Blancas
Industria Carnes Blancas
Comparte

La industria de carnes blancas en Chile, y específicamente la porcina, genera más de 12.500 empleos directos y 12.000 indirectos, en más de 25 localidades rurales.

La participación de trabajadores extranjeros pertenecientes al rubro silvoagropecuario y pesca, trimestre abril- junio 2021, fue de 22.741 de un total de 482.246 (INE).

ChileCarne, en su compromiso con la sostenibilidad, valora y reconoce el aporte de sus trabajadores extranjeros, mediante políticas y estándares alineados a la inclusión laboral y los objetivos de desarrollo sostenibles de la Agenda 2030- Naciones Unidas, enfocados en fortalecer los mecanismos que permitan a las personas migrantes acceder a un trabajo y aportar en una mejor calidad de vida para ellos y sus familias.

"En Maxagro hemos podido comprobar cómo la diversidad -no solo de origen, sino también de capacidades, talentos, entre otras-, enriquece la cultura interna, tanto desde el punto de vista humano como también desde la innovación, creatividad y productividad”, comenta Rolando Rojas, Gerente de Personas, Comercial Maxagro.

Desde Agrosuper, Víctor Valera, Supervisor de Calidad en Planta Lo Miranda, concuerda y complementa lo explicado por Rojas: “Según nuestra experiencia, los extranjeros son más desenvueltos y alegres; en lo laboral aportan con esa bocanada de aire fresco que permite, por ejemplo, hacer comparativas respecto a cómo se hacen las cosas en sus países de origen y aquí, lo que a la empresa le ayuda a tener otra visión para mejorar sus procesos en base a estándares asociados a su cultura interna y lo que quiere ofrecer a sus clientes”. 

Uno de los factores clave en la inclusión de los migrantes al mercado laboral ha sido cubrir la falta de personal para el desempeño de determinadas funciones.

En este contexto, Jaime Bascuñán, Gerente General de Agrícola AASA S.A., explica que “la llegada de colaboradores extranjeros ha sido esencial, porque nos permitió cubrir la falta de trabajadores chilenos, que comenzó a principios del 2019 en labores principalmente operativas".

Y agrega: "Hoy contamos con 310 operarios, en donde 37 de ellos son extranjeros, y han tenido una integración fluida en sus equipos. La mayor parte son haitianos (62%) y puedo rescatar su compromiso y disposición con el trabajo, permitiéndonos, por ejemplo, cubrir vacantes de turnos los fines de semana”.

Los desafíos laborales de un extranjero en Chile 

Ricardo Montero (32) es uno de los más de 490 mil venezolanos residentes en el país. Se desempeña como Jefe de Criadero en Agrícola Santa Lucía desde hace un año y medio.  Actualmente vive en una casa que le proporcionó la empresa, lo cual agradece porque le permitió formar un hogar.

Destaca: “la empresa me ayudó mucho entregándome una casa donde vivir y empezar a construir mi espacio, porque cuando llegué no tenía más que mi maleta. En lo profesional, cada vez que he tenido una idea, algo por cambiar o mejorar, han estado ahí para ver cómo lo hacemos, cómo lo solucionamos, facilitando todas las herramientas”.

Elizabeth Salazar (34) también es venezolana. Se desempeña como Administrativa de Planificación y Logística de Congelado en Coexca desde hace cuatro meses. Lleva seis años en Chile y actualmente vive con su esposo e hijo de tres años y su madre.

Sobre los desafíos de su puesto de trabajo comenta que “al principio me costó aprender a usar los sistemas, ya que eran diferentes a los que había trabajado en otras empresas. Pero el equipo es muy colaborador y abierto a enseñar, por lo que me siento a gusto. Me he adaptado muy bien y rápido”.

Javier Carrillo (35) llegó desde Colombia hace 11 años. Se desempeña como Operario de Despacho hace cuatro años en una sucursal de Agrosuper en Arica.

Vive con su esposa chilena y sus cuatro hijos y agradece al país el haberle permitido formar un hogar: “Le agradezco a Dios y a Agrosuper porque logré estabilidad. Vengo de familia inmigrante. Mi mamá era española, mi padre colombiano. Tengo hermanos noruegos. Viví muchos años en Europa viajando de un lado a otro hasta que llegué aquí. Construí mi familia y logré estabilidad personal y económica”. 

ChileCarne es consciente de estos y otros desafíos y busca contribuir a superarlos. “Todos los trabajadores extranjeros participan de inducciones y capacitaciones para poder hacer el trabajo requerido, con especial dedicación en prevención de riesgos. A aquellos con menos experiencia, se les comienza dando un trabajo más sencillo con un tutor que los guíe y supervise. Y en el caso particular de los haitianos, se les asigna un traductor para recibir instrucciones”, explica Jaime Bascuñán.

Últimas Noticias