Tal como informáramos recientemente, la situación logística está extremadamente compleja para las exportaciones del país, y en especial de la fruta fresca.

Al respecto, en una nueva entrevista el Presidente de ASOEX, Ronald Bown, señaló que la complejidad se debería “a un conjunto de situaciones producidas por la pandemia, lo cual, ha producido alzas inexplicables y desproporcionadas en el costo de los fletes, congestión en los puertos, falta de operarios portuarios en Chile y de contenedores refrigerados, falta de choferes y camiones refrigerados, entre otros factores”.

Bown destacó que a lo anterior, se suma la detección de casos de Covid en la tripulación de algunas naves, generando que las embarcaciones queden a la gira en la Bahía de Valparaíso a la espera de acciones por parte de las autoridades de salud, así como también realizar la cuarentena respectiva.

Al respecto, es importante destacar que ayer MSC confirmó la detección de casos positivos COVID en el portacontenedores Cape Kortia, proveniente desde el Puerto del Callado, el cual, quedó en cuarentena en la bahía de Valparaíso, y con ello sin poder bajar o subir carga.

Esta situación, indicó el dirigente, también la han experimentado otras naves como: Guayaquil Express, MSC Baika y MSC Lauren, que tenían como destino el Puerto de San Antonio, impidiendo la operación de la carga de productos y la descarga de contenedores vacíos, que son extremadamente necesarios para el sector, considerando la falta de estos equipos.

El presidente de ASOEX, destacó que, a todos estos problemas, “se suma la aplicación de disposiciones de la autoridad portuaria del Puerto de San Antonio, al enviar las naves al Puerto de Valparaíso, para realizar los test para COVID, incorporando de esta forma nuevas demoras en el proceso logístico. Es por ello que hemos expuesto esta compleja materia a nuestras autoridades, con el objetivo que se puedan implementar protocolos que, resguardando la salud de los operadores y trabajadores portuarios, permitan la operación de las naves”.

Agregó que “si bien, se han producido algunas flexibilizaciones para abordar casos específicos, se requiere de un protocolo permanente para compatibilizar las normas sanitarias y la operación de las naves, incorporando por ejemplo aspectos del nuevo “Plan de Manejo de Coronavirus en Chile Frente a Nueva Variante Ómicron” del Ministerio de Salud.

Exportaciones

A la fecha, de acuerdo a datos de ASOEX; se han enviado 867.064 toneladas de frutas frescas a los diferentes mercados del mundo, pero ello no ha estado exento de dificultades internacionales y nacionales.

“La industria está haciendo lo posible por cumplir con los compromisos internacionales de abastecimiento de alimentos, sin embargo, así como la logística (puertos, contenedores), el COVID, el alza de costos de fletes son temas que están afectando las exportaciones; la falta de trabajadores a nivel local también está siendo un importante desafío, pues la menor disponibilidad de personas, por ejemplo, está impactando el trabajo a nivel de cosechas y de packings”, precisó.

Actualmente, Chile está exportando carozos (duraznos, nectarines, damascos, ciruelas), cerezas, arándanos, uvas de mesa, manzanas, y peras.