Comparte

En un 22% han aumentado los atentados incendiarios contra faenas y maquinarias en la Macrozona Sur, en el período enero-julio de 2022, en comparación con el año anterior, según cifras de la Asociación de Contratistas Forestales.

Pero esto no es todo, porque si bien sabemos que la violencia se ha expandido por todas las regiones del Biobío y La Araucanía, llegando incluso a Los Ríos y Los Lagos, la semana pasada se vivió un atentado, que dejó 2 maquinarias forestales y una camioneta destruidas en Paredones, Región de O’Higgins. A esto se suman los dichos de Héctor Llaitul, líder de la CAM, sobre la “recuperación de la madera” para la “compra de fierros y balas” y así llevar adelante la causa.

En El Agro conversamos con René Muñoz, gerente de la Asociación de Contratistas Forestales, ACOFORAG.

Para Muñoz, lo que ocurre en la Macrozona Sur "es el síntoma de que los gobiernos no han puesto énfasis a este gran problema. Esto viene del año 97, son 25 años en que sucesivos gobiernos han hecho vista gorda y no han tenido la voluntad de solucionarlo".

Agrega que "hoy día el daño está hecho en La Araucanía y el Biobío, está comenzando en Los Ríos y Los Lagos, y también lo vemos en la Región de O’Higgins. Y esto se transforma en un negocio, tal como dijo Llaitul. Le hacemos la pregunta al gobierno de turno, ¿qué es lo que hay que esperar? Uno va viendo que las acciones no se van tomando".

Sobre la inacción del Estado, Muñoz recalca que "nosotros tenemos la impresión de que no hay interés ni voluntad política, aquí intervenir de manera más directa significa enfrentamientos, y eso significa heridos, y probablemente fallecidos, entonces nadie quiere cargar sobre sus hombros esto. Y ahí está el gran problema".

Y añade que "los gobiernos sucesivos han evitado esto, porque finalmente dicen que el daño es menor, pero se está afectando un sector del desarrollo forestal y silvoagropecuario del país de tremenda importancia. Nosotros generamos 300 mil empleos directos, por lo tanto 1 millón 200 mil personas dependen de él, la Octava Región el 70% de sus exportaciones es del sector forestal, la señora que vende tortillas depende del sector forestal, el taxista que recoge ejecutivos en el aeropuerto depende del sector forestal, entonces pongámonos serios, ¿queremos que esto continúe o queremos destruir? Eso es lo que reclamamos".

Respecto de los grupos que actúan en la zona, Muñoz asegura que "hoy tenemos 6 o 7 grupos actuando en la zona, uno de ellos actuó en la zona de Paredones. Esto partió con la CAM, que era uno solo hoy tenemos 6, y esto no tiene límites. Si aquí lo que está ocurriendo es que este negocio de la violencia es lucrativo y es rentable para todos".

Para escuchar la entrevista completa, entra aquí.

Últimas Noticias