18082019 - 16:03 Ignacia Michelson descubrió que le inyectaron peligrosa sustancia en glúteos por la que deberán operarla
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Entretención

Ignacia Michelson descubrió que le inyectaron peligrosa sustancia en glúteos por la que deberán operarla

Por Andrés Cortés |
Imagen del post
Crédito: Ignacia Michelson

Ignacia Michelson ganó gran popularidad tras pasar por el reality “Resistiré”, donde entabló una relación amorosa con Sargento Rap.

Si bien durante el último tiempo se ha mostrado bastante estable tanto física como emocionalmente, en una entrevista con LUN se enteró de una noticia que la preocupa.

El pasado 26 de julio la Municipalidad de Las Condes y la Seremi de Salud clausuraron una casa en la comuna que se dedicaba a realizar procedimientos estéticos ilegales, luego de que más de 30 mujeres denunciaran ser inyectadas con silicona industrial o metacril.

A este mismo recinto asistió Ignacia Michelson, hace tres años, con el fin de aumentar el tamaño de sus glúteos.

Había visto el resultado en otras chicas y me gustó como les quedó. Allá me dijeron que lo que me inyectarían era ácido hialurónico, un tratamiento que era nuevo en Chile para aumentar zonas del cuerpo. Me costó un millón de pesos y me fui feliz con el resultado”, detalló al citado medio.

Tras salir del encierro de Mega, comenzó a sentir malestares, como dolor en los glúteos cuando se sentaba. Luego informó que vio “porotitos” y el dolor comenzó a hacerse más fuerte.

Sebastián Puchi, médico cirujano y dueño de la clínica Chile Clinic, diagnosticó el malestar de la joven. “Al examinarla me di cuenta de inmediato que era metacril. En palabras simples se siente duro, como unas pelotitas duras que son como quistes”, señaló al diario.

Cuando Michelson se enteró, rompió en llanto: “Me afligí, me dio pena y pensé cómo no me di cuenta de que no era normal hacer algo así en una casa. Yo confié porque había insumos clínicos, la encargada me mostró el líquido, me mostró fotos del resultado y no había postoperatorio ni nada”.

Pero no todo es malo. Una ecografía develó que el polimetilmetacrilato aún está en buen estado y “no ha empezado a dejar vestigios en su cuerpo”.

Así, Michelson deberá ser sometida a una cirugía endoscópica, con la cual  le retirarán el producto.


Potenciado por