14122019 - 00:03 Pablo Vargas reveló que fue víctima de abuso sexual desde los dos años: se enteró mediante una regresión
Agricultura
Frecuencias de Agricultura en regiones
Copiapó 101.3 FM
La Serena 100.3 FM
Valparaíso 92.5 FM
Valle del Aconcagua 102.3 FM
Santiago 92.1 FM
San Fernando 99.1 FM
Talca 94.5 FM
Los Ángeles 100.5 FM
Concepción 88.1 FM
Temuco 103.9 FM
Osorno 91.1 FM
Puerto Montt 96.9 FM
Coyhaique 104.1 FM
Punta Arenas 98.7 FM
Entretención

Pablo Vargas reveló que fue víctima de abuso sexual desde los dos años: se enteró mediante una regresión

Por Gloria Tapia |
Imagen del post
Crédito: Captura FMDos

En una nueva emisión del programa “Podemos Hablar” de Chilevisión, estuvo de invitado el exbailarín de Rojo, Pablo Vargas. 

Junto a él, estuvo Fulvio Rossi, Carola Varleta, Daniela Castro, Marco Silva y Tatiana Merino, quienes revelaron diversos detalles de sus vidas, los que impactaron a los televidentes.

Uno de los invitados que sorprendió con sus revelaciones fue el exbailarín, quien compartió duras historias de vida. Primero, Vargas explicó que hace poco tiempo falleció su padre llamado Luis.

Hace menos de un mes se fue mi papá. Y es una pena que todavía no está desarrollada. Fueron cuatro meses en el hospital, todos los días yendo a verlo. No ha sido una pena liberada, estoy aún en el proceso“, expresó.

Otras de las confesiones que realizó, fue que a través de una regresión se enteró de que fue abusado desde los dos años de edad. 

La única señal que yo daba era que me hacía pipí en la cama y más encima me castigaban, pero yo de eso no tengo noción“, relató.

Según explicó el exintegrante de “Rojo”, estos abusos habrían ocurrido cuando su madre lo dejaba con sus vecinos cercanos para poder ir a trabajar.

Asimismo, Vargas explicó que la persona estaba relacionada a la iglesia católica, puesto que era profesor de catequesis.

Finalmente, el bailarín reveló otra situación de abuso cuando tenía 12 años y estudiaba en el Instituto Nacional. Según comentó Vargas, durante un año fue perseguido por un sujeto.

Era una persona adulta que se subía en la micro llena, se ponía atrás tuyo y te trataba de tocar y tú sin saber qué hacer. Yo miraba para todos lados por si alguien me podía ayudar. Además, no sabía qué pasaba pero sí me sentía invadido“, afirmó.

“Un año me estuvo acosando, siguiendo en las micros, y era una cuestión enfermiza. Después llegaba a la casa y no le contaba a nadie, lloraba solo. No sabía defenderme, me estaba desarrollando e incluso yo me sentía sucio, me culpaba… era súper extraño”, sostuvo.


Potenciado por