Captura Canal 13
Captura Canal 13
Comparte

Un emotivo momento fue el que protagonizó María Paz Jorquiera en una nueva emisión del programa "Sigamos de largo", donde estuvo invitada la numeróloga Kenita Larraín. 

Esto, porque Larraín le realizó una sesión de numerología a la comediante, utilizando su fecha de nacimiento, indicando que el 17 era un número con el que las personas podían conectarse con otros planos, como el "más allá". Sumado a esto, la modelo aseguró que el 20 era el número de la "resurrección", dejando impresionada a Jorquiera.

Maly indicó que "cuando nació mi hijo yo me morí. Tuve un parto súper difícil, muy doloroso. Sacaron a mi hijo con fórceps. Me llevan al dormitorio, estoy dando pechuga y vienen entuertos, pero no eran entuertos. El médico no me creyó y se fue a su casa. De repente me viene una hemorragia, que me voy, Freire al lado y le dije ‘me voy, me estoy muriendo’ y no me creían y de repente me fui", aseguró.

Tras esto, reveló que "vi a mi mamá que me agarró fuerte los brazos. En el cielo, en una nube blanca y me dijo que tenía que volver. Yo no quería volver por que era tanto el dolor que sentía y cómo no había tenido conexión con mi hijo. No cachaba y mi mamá me mandó cag… para acá de vuelta. Ahí volví", continuó expresando la comediante.

Luego, la numeróloga le dijo a Maly que su relación con su madre pudo haber sido compleja en la niñez de la conductora, ante lo cual Jorquiera se emocionó enormemente.

"Te digo una cuestión súper loca. Yo me llevó mejor con mi mamá muerta que con mi mamá viva. La pasamos muy mal las dos. Ahora que yo tuve que terapiarme y salir adelante en muchas cosas yo me llevó mejor. Es la vida que me tocó vivir. Es triste igual… es como ¿porqué ahora, porqué no antes?. Pero ahora yo la siento a ella cuando estoy con mi hijo", sostuvo finalmente.

Últimas Noticias