• Cargando...
En Vivo
Señal 1 Señal 2
  • Contacto
  • Frecuencias

Sergio Lagos confiesa su fascinación con comer chanchitos de tierra y de mar

Daniel Parra Roa
Sergio Lagos confiesa su fascinación con comer chanchitos de tierra y de mar Crédito: Sergio Lagos

Una extraña anécdota se vivió este jueves en “Bienvenidos”, esto mientras en el programa cubrían los episodios de las violentas marejadas que se han producido últimamente en la costa del país.

Así, a través de despachos desde Las Cruces, Tocopilla y San Antono, en el programa mostraron registros del intenso comportamiento del mar, el cual según informó la Armada de Chile, se extenderá hasta el fin de semana.

Fue entonces cuando el animador Sergio Lagos recordó una particular historia de su vida. Todo empezó al comentar que al ver el mar y escuchar el oleaje, le hacían desear estar en la playa, acompañado de un pisco sour y un pescado. Es acá donde confiesa su extraña fasinación.

“Yo nunca he mariscado, pero sí debo decir que uno de los puntos donde me gané la admiración de mi hija es que un día le dije que me podía comer un chanchito de tierra. Y me comí el chanchito de tierra”, comentó Lagos.

Atónita ante lo que acababa de escuchar, Tonka Tomisic preguntó: “¿Y por qué te comiste el chanchito de tierra? ¿Qué culpa tiene el chanchito?”.

Ante esto, el ex animador del Festival de Viña respondió que simplemente “era rico, lo vengo haciendo desde infancia. Es durito. Hay gente que se come el piure ahí crudito del mar, bueno yo me comí un chanchito de tierra”.

Hasta el día de hoy vamos a la playa y me dice: ‘Papá, pero no te comas un chanchito de tierra’”, agregó.

Viendo la reacción sorprendida de sus compañeros, y sobretodo de Tonka, el panelista bromeó: “pone la misma cara que tú, sorprendida. Ahora, igual encuentra que soy valiente”.

Posteriormente, Sergio se encargó de aclarar sus dichos, asegurando que se refería a los chanchitos de mar, que suelen encontrarse en las orllas de la playa.

Para cambiar de tema, y aún impactada por la confesión de su compañero, sentenció: “Bueno, después de los alimentos extraños de Sergio, queremos decirles que…”, lo que provocó la risa descontrolada de lagos.

Relacionados