Comparte

Este viernes, se estrenó el primer episodio de la nueva temporada de Podemos Hablar, estelar de Chilevisión conducido por Jean Philippe Crettón.

Una de las invitadas de la velada, fue la panelista de espectáculos, Raquel Argandoña, a la que se le consultó por el quiebre familiar que se produjo en 2020, debido a que su hijo menor, Nano Calderón atacó a su papá con un arma blanca en su domicilio, cuestión que le significó incluso estar detenido por un par de semanas.

Desde ese día, los Calderón-Argandoña se dividieron, pues Kel apoyó con todo a su papá, mientras que Raquel defendió con todas sus fuerzas a su hijo. De hecho, el quiebre fue tan grande que tras casi dos años, las relaciones siguen cortadas entre ellos.

“No. Si tú dices ‘la familia va a volver a ser cuatro’, jamás. Ojalá tres, pero cuatro, jamás. Hay una persona de esos cuatro que jamás va a volver a ser familia -se refiere al padre de sus hijos-”, relató la ex «Bienvenidos, agregando que :“mi familia se rompió hace dos años, éramos cuatro y ahora somos dos”.

Los intentos de Raquel por arreglar las cosas

Así mismo, Raquel reconoció que ha intentado en reiteradas oportunidades acercarse a su hija pero que no ha obtenido respuesta satisfactoria. “Llega un minuto en que dices basta, la persona sabe donde yo vivo, sabe que si algo le pasa siempre voy a estar ahí, pero yo no puedo seguir mendigando amor”.

La ex Quintrala, habló también las complejas situaciones que ha debido enfrentar en el último tiempo.  “Todas las cosas que me han pasado, ya debería estar en el patio de los callados. Pero lo que pasa es que cada dolor y cada piedra que vas pasando te hace mucho más fuerte«. señaló.

Por último, sorprendió tanto a los presentes como a los televidentes, con una particular petición para sus hijos. “Si a mí me dijeran ‘¿sabes qué? Tienes cáncer. Te quedan dos meses’, lo que más pediría yo es que mis dos hijos volviera a ser hermanos. Lo demás me da exactamente lo mismo”, remató.

Últimas Noticias