Agencia Uno
Comparte

Fue en la mañana del viernes pasado que Felipe Osiadacz, uno de los jóvenes chilenos que enfrentó un juicio en Malasia por un homicidio, retornó al país, arriesgándose a una orden de captura internacional, debido a que contaba con una orden de arraigo nacional mientras esperaba su sentencia en el país asiático.

Cabe mencionar que Osiadacz no se presentó el jueves pasado en una audiencia de preparación del proceso en Kuala Lumpur, y el viernes se conoció que había regresado a Chile en un vuelo de la aerolínea Iberia procedente desde Bélgica, país en el que reside su novia. Sin embargo, se desconoce los detalles de cómo llegó a Europa desde Asia.

Mediante un comunicado de prensa, el Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó el arribo de Osiadacz, e informó que al momento de su arribo al aeropuerto Arturo Merino Benítez "no existía orden de detención pendiente en Chile ni tampoco de carácter internacional" sobre el joven de 27 años, por lo que pudo pasar sin mayores problemas los controles fronterizos.

Asimismo, precisaron que “es importante señalar que el señor Osiadacz es ciudadano chileno y, por ende, la Constitución y el derecho internacional reconocen su derecho a ingresar a su país, considerando que al momento de su ingreso no existía orden de detención pendiente en Chile ni tampoco de carácter internacional”.

Cabe recordar que Osiadacz junto a Fernando Candia se vieron involucrados en un homicidio durante 2017, en el vestíbulo del hotel donde se hospedaban, en kuala Lumpur. Por ello, fueron detenidos y estuvieron recluidos más de un año en una cárcel antes de enfrentar a la justicia. En primera instancia incluso arriesgaban pena de muerte.

Agencia Uno.

Últimas Noticias