FRANCISCO CASTILLO D./AGENCIAUNO
Comparte

En un comunicado presentado por la Congregación de Los Legionarios de Cristo, se informó que el sacerdote John O’Reilly, suspendido por diez años de su ejercicio ministerial tras ser declarado culpable de abuso sexual contra una menor de edad, realizó "su derecho de apelación, según lo establecido en la misma sentencia".

El dictamen, además, obliga a perpetuidad a O’Reilly a "fijar residencia fuera de América Latina y la prohibición perpetua de contacto voluntario con menores de edad".

El texto agrega que "mientras el proceso prosigue su camino en el tribunal de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el P. John O’Reilly vivirá bajo las mismas restricciones cautelares como hasta ahora, sin ejercicio del ministerio sacerdotal y sin contacto con menores".

"La congregación de los Legionarios de Cristo continuará colaborando con las autoridades y asegurará el cumplimiento de las sentencias que dispongan", concluye el comunicado.

Últimas Noticias