Comparte

Aproximadamente a 250 ballenas y delfines se les quitó la vida el pasado miércoles 29 de mayo en las Islas Feroe – archipiélago independiente que pertenece al Reino de Dinamarca.

Es una «tradición» que ocurre cada año en esta época, los pescadores y pobladores de la zona aprovechan que los cetáceos migran hacia el norte, para cazarlos, matarlos y comercializar su carne. Les rompen la espina dorsal con cuchillos y arpones para que mueran desangrados. Se calcula que se le quita la vida a 800 mamíferos anualmente.

La Ley de las Islas Feroe permite la caza y comercialización de la carne. Sin embargo, a través de redes sociales se ha sentido el rechazo global por la matanza indiscriminada de estos animales.

Precaución, las imágenes pueden herir su sensibilidad

 

Últimas Noticias