Los trabajadores que han estado en el sector sanitario de Irlanda combatiendo en primera línea la pandemia de Covid-19 recibirán una paga extra de 1.000 euros, según una medida del Gobierno que incluye no sólo al personal médico, sino también a empleados de la limpieza, conserjes y conductores de ambulancia.

La iniciativa conocida este miércoles se extiende también a personal de enfermería en prácticas (proporcionalmente, en función del tiempo dedicado) y al personal militar que ha trabajado en centros de pruebas o de vacunación. El sector privado queda fuera, a excepción de los empleados en residencias de ancianos, según la cadena de televisión pública RTE.

El ministro de Sanidad, Stephen Donnelly, ha admitido que la ausencia de determinados grupos de trabajadores puede generar cierta frustración. “Si este pago reconociese el trabajo duro y la dedicación, mucha más gente lo recibiría”, ha explicado.

La paga, que se efectuará en un único abono libre de impuestos, forma parte de una batería de medidas con las que el Gobierno de Irlanda quiere reconocer tras el compromiso del sector sanitario con la pandemia, así como del conjunto de la ciudadanía.

El 18 de marzo será festivo en homenaje a las alrededor de 9.000 víctimas de Covid-19, lo que permitirá un puente de cuatro días, ya que el día 17 es el Día de San Patricio, con la idea de organizar por esas fechas algún acto oficial de homenaje. La intención del Ejecutivo es mantener esta nueva fiesta, aunque a partir de 2023 se conmemorará el primer lunes de febrero.

Agencia Uno