HANS SCOTT / AGENCIAUNO
Comparte

Tras el termino de la 117ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile, el secretario general del organismo, monseñor Fernando Ramos se refirió a las conclusiones, abordando, de manera escueta la crisis al interior de la Iglesia chilena

Respecto de los casos de abusos sexuales, la declaración de los obispos chilenos expresa "Comprendemos la indignación y pesar causados por los delitos cometidos por algunos clérigos y religiosos contra menores de edad y adultos vulnerables. Reconocemos que una parte de la misión profética de todo bautizado es expresarse con libertad ante estas contradicciones y exigir más a quienes somos sus pastores y por ello aceptamos y acogemos las justas críticas, que nos ayudan a mejorar nuestro servicio pastoral.

Afirman, además, que durante los últimos meses, "hemos intentado seriamente escuchar, acoger y descubrir los caminos para acompañar a las víctimas que han querido reunirse con nosotros. Han sido momentos de encuentro con el rostro sufriente de Cristo y de gran aprendizaje".

Respecto de la colaboración con la justicia, Fernando Ramos abordó el proyecto de acuerdo de colaboración entre la Fiscalía Nacional y las entidades de la Iglesia. "En las próximas semanas, esperamos formalizar este acuerdo, mediante la firma del respectivo documento y su posterior aplicación", dijo el vocero

El Secretario General de la Conferencia además hizo mención a la contingencia en La Araucanía, los conflictos ligados a educación y la situación de los migrantes en el país.

Últimas Noticias